¡Están que trinan!

bandera del águila No soportan la diversidad… la de verdad. Los “demócratas” podemistas y afines han montado en cólera por el ejercicio de la libertad de expresión AJENA. Por lo visto los derechos son sólo para ellos. Han llenado la Red de insultos, amenazas, mentiras, y hasta acoso laboral a dos mujeres que se ha atrevido a llevarles la contraria. Esta es su idea de democracia y de libertad. La misma que tuvieron sus ancestros en la República que tanto ensalzan: la represión y la persecución ideológica. Eso Si es anticonstitucional! No la bandera del águila de San Juan ni llevar una camiseta. ¡Faltaría más!

Esta es la prueba de su “talante”. Ver los comentarios en : 

Yahoo Noticias / Huffington Post / El Plural / El economista / Cabronazi 

Suma y sigue….

¡Menuda pataleta se han pillao!

Más les valdría informarse un poco y contrastar su información, en vez de ser papagayos del Sistema 

¿Por qué hubo un 18 de julio de 1936?

La falsa democracia española miente sobre el franquismo

También otros medios están contando la verdad de su “talante”

Negocios.com / Alerta Digital

Lo curioso es que “les pone” porque el vídeo de marras va por los 10.000 retuits! 

12039568_157879571224243_8298537383814646652_n

Anuncios

37 pensamientos en “¡Están que trinan!

  1. Lo peor es que quienes han querido defender la memoria de Franco han solido hacerlo con tal torpeza que han dado armas a sus enemigos.
    Los jóvenes mienten, diríamos, en nombre de otros. Su motivo principal es la ignorancia: no saben nada, aceptan pasivamente lo que les han dicho y lo repiten como cosa propia. los mayores, los que vivieron y en ese ya lejano periodo, con frecuencia se pliegan a las presiones dominantes, temen ser acusados de complacencia (con el franquismo) si afirman y valoran lo que muchos hicieron.
    la mentira es demasiado frecuente y demasiado inquietante. No me refiero a los errores, que en principio se pueden aceptar, aunque por supuesto se pueden evitar, sino a la falsedad deliberada, buscada, difundida con grandes recursos, lo cual puede producir una intoxicación de la sociedad, una especie de septicemia que puede poner en peligro la salud colectiva. La enorme difusión y la eficacia de los medios de comunicación permite que el cuerpo social quede contaminado por la mentira. Me preocupa la general pasividad con que la mentira se acoge. Algunos, llevados por la fuerza de la propaganda, no la advierten, se podría decir que la aceptan; otros sienten cierto malestar, una impresión de que “no es eso”, pero carecen de toda reacción propia. Esto hace que se produzca una amplísima impunidad de la mentira, que esta no tenga sanción ni remedio.”
    Muchos dirán que, de todas formas, el franquismo es agua pasada y no tiene relevancia actual o la tiene solo como ilustración inocua. Creo que es un enorme error. Si observamos los desvaríos que han llevado a la democracia a la crisis actual, encontramos sus raíces en la consideración falseada del franquismo. Una falsedad interesada que nadie o casi nadie se ocupó de enmendar, fue la identificación de democracia con antifranquismo. Esta falsedad ha tenido las más amplias consecuencia políticas actuales
    Lo ocurrido en la llamada derecha , que prescindió enseguida de la lucha por las ideas y por la aclaración del pasado, temiendo que unas izquierdas y separatismos cada vez más extremos las acusaran de fascistas o algo así. De este modo, la izquierda y los separatistas iban imponiendo una historia falsa, y las “derechas” iban privando a España de su historia.
    Por proclamarse antifranquistas ya se consideraban con derechos especiales, entre ellos el derecho a mentir desaforadamente. Por eso los separatismos han sido impulsados y financiados desde los gobiernos, y favorecidos en la Constitución, a partir de esa visión radicalmente falsa tanto del franquismo como de la democracia. La mentira profesionalizada, ha contaminado y corrompido nuestra democracia mucho más que la corrupción meramente económica, que tanto y tan justificado escándalo despierta. Es una corrupción más decisiva y generadora.
    quienes se arriesgában contra Franco éran pocos,pero después los valientes luchadores antifranquistas se han multiplicado y hoy componen una verdadera multitud. Eso ya indica algo sobre la farsa.
    Ciertamente el valor moral, político e intelectual del
    antifranquismo es ínfimo.
    El franquismo tuvo un éxito realmente extraordinario en la historia de España, y sin embargo pereció por pobreza de elaboración intelectual,por abandono de la Iglesia,por traidores ambiciosos y reyes perjuros,Este contraste entre el éxito práctico y la deficiencia teórica debiera dar lugar a nuevos estudios buscando en aquel régimen lo que hubiera de aprovechable, que a vista pronta se ven muchas para las circunstancias actuales, en lugar de esa manía necia y farsante de pretender derrotarle cuarenta años después, a cualquier precio. Un precio que está resultando demasiado alto para la sociedad española.
    La llamada “democracia” es una palabra vacia que ha sido envuelta en papel de regalo para que izquierdistas progres y derechista liberales se repartan muestra patria,España va camino del colapso economico,demografico y social.

    Me gusta

  2. “Tenemos que acudir aqui con la honradez necesaria, para explicarnos a nosotros mismo, que en función de instancias respetables pero menores, todavia no hemos sabido encauzar este caudal de ideales y entusiasmo hacia una concrepción de superior instancia, la constitución de un bloque unido,fuerte que se oponga resueltamente a la destrucción de España”
    “Cuando la patria corre riesgos tan graves como los que podemos advertir cada mañana, nadie tienen derecho a anclar su corazón en la nostalgia,o entendemos de una vez y para siempre que de aqui hay que partir hacia la conformación de una recia voluntad nacional activa o habremos perdido lamentablemente el tiempo.”
    os reitero el convencimiento de la necesidad de poner en marcha desde la base del pueblo español y ahora mismo, el movimiento politico nacional capaz de devolver a España su unidad,su libertad y su grandeza.
    VIVA ESPAÑA. ARRIBA ESPAÑA

    Me gusta

  3. La desaparición de España está programada y va ejecutándose ante la impotencia de los buenos españoles y la insólita pasividad de las instituciones a cuya tutela estaba confiada la existencia de España como Nación.
    Esa es la escueta realidad del momento que vivimos. Pero, la historia la hacen y la escriben los hombres y si unos hombres se han entregado a la traición y se han echado en los brazos del enemigo secular de la Patria, otros, todos, mejor dicho, estamos obligados a hacer cara al enemigo y a sacar a la Patria del atolladero. Esto, por otra parte, no es nuevo en la vida de nuestro pueblo. Frente a la verdad “oficial” siempre estuvo la verdad de los Patriotas, y frente a la entrega sin condiciones del elemento oficial de turno estuvo el coraje de los buenos españoles. Yo creo en España y confío en ella, y confío en que la generosidad de los españoles se imponga sobre los egoísmos humanos. Desde luego no podemos tolerar que España muera por decreto. Y, naturalmente, no lo toleraremos.

    Me gusta

  4. http://latribunadelahistoria.es/conferenciantes/

    Con la intención de contribuir a preservar y dar a conocer a todo el mundo y a las futuras generaciones la verdad sobre algunos temas suficientemente esclarecidos, pero ciertamente olvidados, y arrojar luz sobre otros que siempre han sido malintencionadamente contados….
    La Tribuna de la Historia es el ciclo de conferencias en Dvd que aglutina la mayor variedad de temas y autores importantes hasta ahora nunca recogidos en este formato.

    Historiadores de la categoría de D. Luis Suárez, D. Ricardo de la Cierva, D. Mario Hernández Sánchez-Barba o D. Pío Moa y personalidades de relevancia en la historia de España como D. Blas Piñar o D. José Utrera Molina han prestado su testimonio y su sapiencia para contribuir en este proyecto.

    Y lo cierto es que la importancia de la obra de estos ,y otros tantos , condenados al aislamiento intelectual por el “democratico” Regimen politico actual.
    Es tal la importancia, que si no existiese, la historia de España no sería otra, pero sí nuestro conocimiento de ella. Las presentes y futuras generaciones hubiesen quedado huérfanas y al albur (aún más) de la tiranía homogeneizadora de la corrección política. Por eso nuestra deuda es enorme.
    Pero no sólo ejercen un papel fundamental en lo historico , sino que son también unos valladares en la lucha contra la acelerada imposición de una determinada visión de la sociedad.

    http://latribunadelahistoria.es/conferenciantes/

    destacados…etc
    Las claves del 23F
    http://blog.produccionesarmada.es/las-claves-del-23f/

    El fraude del régimen político actual
    http://blog.produccionesarmada.es/el-fr … co-actual/

    El Terror Rojo en España
    http://blog.produccionesarmada.es/el-te … en-espana/

    Origen y crisis de la segunda república
    http://latribunadelahistoria.es/origen- … republica/
    El sahara español
    http://blog.produccionesarmada.es/el-sahara-espanol/

    Conferencias:

    Consecuencias de 1898 en Canarias
    El Alcázar de Toledo
    El Che
    El exilio republicano español
    El expolio del Frente Popular al Museo Arqueológico durante la Guerra Civil
    El fraude del régimen político actual
    El magnicidio de Carrero Blanco
    El Maquis
    El nacionalismo vasco
    El periodismo en la Transición
    El príncipe de Éboli
    El Sahara español
    El Terror Rojo en España
    El Valle de los Caídos, la verdad de la historia
    España y África
    Franco
    Franco visto por uno de sus ministros
    Guernica
    Impresiones de un canario Americanista
    José Antonio Primo de Rivera
    José Calvo Sotelo
    La antihistoria contra Jesucristo
    La aportación de los militares a Canarias
    La Armada Invencible Española
    La División Azul
    La economía española tras el plan de estabilización
    La emancipación de Hispanoamérica
    La Europa de San Francisco Javier
    La Evangelización antes de la Conquista
    La financiación del cine durante el Franquismo
    La Historia y yo
    La influencia en España de la independencia hispanoamericana
    La Inquisición
    La Masonería
    La modernización cultural de España
    La Reina Isabel la Católica
    La represión en Canarias durante la guerra civil
    La trama masónica
    La Transición
    La Verdad de la historia enfrentada a la Memoria Histórica
    Las armas de la guerra civil española
    Las claves del 23F
    Las Cruzadas
    Las Sociedades Secretas
    Los Almogávares
    Los Catalanes en la Guerra de España
    Los Mártires
    Los Masones en el gobierno de España
    Los otros canarios
    Luces y sombras de Juan Negrín
    Manuel Azaña
    Manuel Delgado Barreto
    Milán Astray
    Mitos de la represión en la guerra civil
    Origen y crisis de la segunda república
    Persecución religiosa y guerra civil
    Plantados, historia del presidio político cubano
    Simón Bolívar
    Testigo de la historia reciente
    ¿La cultura es de izquierdas?
    ¿Por qué Juan Carlos?

    http://latribunadelahistoria.es/conferenciantes/

    ______________

    Me gusta

  5. La subversión ha llegado hasta el fundamento mismo de la Humanidad; al Orden natural y al Orden divino. Y ese es un camino sin retorno. Es producto del marxismo cultural, de la antropología atea (ie. laica); es la subversión del orden natural de las cosas que genera terribles calamidades como la del Mar de Aral en la URSS. La soberbia politizada, la rebelión primigenia disfrazada de ideología. Eso es a lo que nos enfrentamos en última instancia en este momento, a lo mismo que se enfrentó Franco tal día como hoy hace 79 años: la subversión del orden natural de las cosas, de la misma naturaleza del ser humano y de toda la Creación. Ese es el frente de batalla. Ya no es sólo un problema local, nacional, es un problema espiritual de las fuerzas que luchan dentro del ser humano: la fuerza del bien y la fuerza del mal, la fuerza de la verdad y la fuerza de la mentira; la fuerza de la concordia y la fuerza de la discordia; la fuerza del respeto y la fuerza del odio. Esas son las fuerzas en lid en este momento en TODO el mundo, y es necesario tomar postura y elegir bando en esta batalla.

    Para los agentes de la subversión, todo es un concepto discutido y discutible… menos los suyos. Todo lo que ha regido al mundo desde hace miles de años es, para ellos, discutido y discutible. Pero lo que no es discutido y discutible son SUS dogmas, SU voluntad: SU dogma de género, SU dogma eugenista, SU dogma histórico… todos ellos falaces y antinatura. Esos no son discutibles sino incuestionables y MUY punibles. Según ellos -los agentes del “nuevo orden mundial”-, el mundo va a funcionar mejor si se hace SU voluntad, en vez de la Voluntad del Creador, pero el resultado de SU experimento, en España, son más de 30 suicidios diarios, casi un millón de familias sin ingresos, corrupción generalizada, casi 3 millones de niños en la pobreza, amén de centenares de abortos diarios y otros tantos crímenes e injusticias de todo tipo.

    El fin último del contubernio mundialista es sustituir el “hágase Tu voluntad” por el “hágase MI voluntad”; la ley del más fuerte, de los poderosos del mundo. Y esa voluntad incluye reducir la población a 550 millones de personas y someterlos a un orden mundial luciferino, como ellos mismos reconocen.

    Pero nosotros creemos que la única roca sobre la que puede fundamentarse un Estado es el Orden que ha regido el mundo civilizado desde hace miles de años, el Orden natural y el Orden moral cristiano que inspiró y guio la Cruzada de Liberación iniciada tal día como hoy hace 79 años: “Los ideales del glorioso Alzamiento Nacional fueron: la defensa de la civilización cristiana y patria; el restablecimiento del orden; la mejora del obrero y de las clases humildes; la propagación de la cultura hispana y la repulsión de las doctrinas marxistas y comunistas. Ha devuelto a España su tradicional sentido religioso, anulando la obra sectaria y masónica de la República”.

    Así pues, hacemos un llamamiento a las fuerzas de la vida, la verdad, la justicia, la libertad y la honradez a luchar unidas por defender la Naturaleza humana y divina del ser humano en España y a unir sus fuerzas en las próximas elecciones generales.

    No cabe la menor duda, amigos. Hay axiomas que nunca pasan de moda. El tiempo acaba poniendo a cada uno en su lugar y la historia de todos y cada uno de los países que durante siglos han conformado el globalizado mundo que en estos momentos padecemos los humanos, resulta siempre implacable con sus protagonistas. A pesar de los millones de investigadores de alquiler, lacayos, cortesanos, vividores, pelotas y serviles encubridores que tratan a diario de desvirtuar la realidad objetiva de los hechos.

    Me gusta

  6. ¡¡¡Este pueblo, unido, jamás será vencido…!!!
    Las banderas en el aire
    y gritan,
    Franco,Franco, Franco;
    Como el Cid, Pelayo
    él resucita a los muertos,
    él endurece a los blandos,
    él estimula a los flojos,
    él enaltece a los altos.
    Y mientras el mundo a oscuras,
    de los pueblos rezagados;
    con una venda en los ojos,
    va entre sombras caminando.
    Ya España tiene su luz,
    ya alumbra su cielo un astro,
    la luz de esta voz que a coro,
    grita…
    Franco, Franco, Franco!!!

    Me gusta

  7. Afirman estos antidemócratas y antiespañoles que tenemos al respecto una “asignatura pendiente” y la necesidad de la “memoria histórica”, mientras la derecha escurre el bulto diciendo que hay otras cosas de qué ocuparse. Pues bien, la memoria histórica, si así quiere llamarse, es muy necesaria, y de ella quienes van a salir peor parados, son precisamente los socialistas, principales responsables de la guerra civil entre otras muchas enormes fechorías. Sus monsergas solo pueden mantenerlas edificando un embuste sobre otro con apoyo de medios de masas que también son medios basura. En cuanto a la derecha, también es cierto que hay muchas cosas de las que ocuparse. Pero una de ellas, y muy importante, consiste en situar al franquismo en la historia real como factor de la victoria sobre la revolución, y tantos otros beneficios, extraordinarios en varios siglos de decadente historia de España, sin los cuales la democracia no habría sido posible. Una democracia atacada sin tregua por terroristas, corruptos, separatistas y similares. Todos ellos, curiosamente, antifranquistas radicales cuando ya no existe Franco. El antifranquismo no es más que el disfraz del ataque fanático a España y a la libertad.

    Me gusta

  8. La derecha jamás ha discutido a la izquierda sus principales ideas. En lo relacionado con la familia, la educación, la religión, la historia, la moral, el mundo liberal-conservador español sigue a la defensiva, fragmentado y abrumado por sus complejos.
    Aun cuando son numerosas las voces que, desde los medios y los libros, hablan de plantar cara a la izquierda, las más de las veces sus dueños se quedan afónicos al primer encontronazo con el enemigo.
    El mundo liberal-conservador no ha resuelto ni resolvera , ni mucho menos, este problema, y lo está pagando caro pero quien esta sufriendo las consecuencias somos nosotros los españoles.
    Es aquí donde Falacias de la izquierda, silencios de la derecha alcanza un valor simbólico.

    La izquierda de este querido pais antes llamado España , tiene inexplicablemente, una sensación de estar por encima de los demás en todo, que aparte de ser fuera de lo común, atenta contra cualquier lógico. ¿Por qué nuestros queridos progres se sienten moralmente superiores en general todos los que no piensan como ellos?. Sólo hay una respuesta, porque les hemos dejado,la clave de su exito a sido su habilidad para minipular nuestra historia,una historia que nos pertenece.
    De esa tremenda confusión nacen muchos de los peores males políticos de hoy, y por eso clarificar la historia constituye una labor urgente para sanear y afianzar nuestra convivencia en libertad.
    Lo más irritante de los rojos, decía Gregorio Marañón, “esa constante mentira”; “Himalaya de mentiras”, denunciaba Besteiro. me asombra el grado en que la historiografía progre había desvirtuado la historia real: en prácticamente cualquier tema en que uno ahondase un poco salía a la luz un cúmulo de falsedades, a menudo tan ilógicas y mal concebidas que mueve a perplejidad su aceptación durante largos años. Aceptación reveladora también la miseria de una derecha acomodaticia, presta a defecar sobre la memoria de sus mayores a cambio de no se sabe qué.
    Pero todavía resulta más reveladora, deprimentemente reveladora, la reacción izquierdista o separatista cuando sus mentiras quedan en claro. Tomemos por ejemplo el caso del Vita, un expolio gigantesco con todos los agravantes posibles de disputas gangsteriles por su control, de barbarie y destrucción de arte. Episodio plenamente definitorio sobre sus autores. Pues bien, no he visto aún a un izquierdista que, no ya cambiase su opinión, sino que siquiera reaccionase con pesar después de informarse del hecho.
    Lo admiten, cómo van a negarlo ante las pruebas expuestas por los propios jefes-bandidos socialistas; pero de ningún modo lo lamentan. Tan solo expresan fastidio por si el dato llega a ser ampliamente divulgado y por tanto les perjudica; y contraatacan de inmediato, acusando a sus contrarios de robos o corrupción, a voz en cuello y por lo general calumniosamente. ¿Son conscientes de que mienten? Sin duda alguna. No se trata de falsedades inocentes. Solo puede sacarse en conclusión que estarían dispuestos a repetir las faenas, si pudieran. De hecho repiten cosas muy parecidas. “La estupidez y la canallería”, decía también Marañón tan expresivamente… Y no exageraba: la falsedad intencionada, la desvirtuación sistemática, la calumnia acompañada de un odio ciego, suelen envolver a nuestra desgraciada izquierda y a los separatistas como una nube hedionda.

    Ante todo, ¿qué eran las izquierdas y qué pretendían? Creo que no queda del todo precisada su combinación de mesianismos e indigencia intelectual. Todas ellas, sin excepción, creían tener la panacea para transformar la sociedad a su gusto, consideraban que la democracia consistía en que mandasen ellas (cada una de ellas), y despreciaban la idea nacional, como recordaría Azaña amargamente. En otras palabras, eran unas izquierdas utópicas y básicamente anticristianas y antiespañolas. Su anticristianismo, único aspecto en que estaban de acuerdo todos los partidos izquierdistas, suele presentarse como “anticlericalismo” u oposición a la influencia política del clero, pero iba mucho más allá: pretendía extirpar la cultura cristiana de España como medio para implantar su utopía. Empezó con la primera quema de templos, bibliotecas y centros de enseñanza, para alcanzar su paroxismo, realmente genocida, en plena guerra civil: se trataba de erradicar, orwellianamente, la cruz de la vida pública y privada española, lo que pusieron en práctica en medida asombrosa en la zona del Frente Popular. No es que hubiera un plan explícito, al menos yo no lo conozco, pero el genocidio fue efecto lógico de unos utopismos de ínfima calidad intelectual. Casi nunca se insiste, en este dato crucial, del que solo fue un disfraz o un aperitivo el llamado anticlericalismo.

    Tampoco se ha prestado suficiente atención al carácter antiespañol del Frente Popular. La hispanofobia fue clara y sin tapujos en los nacionalismos vasco y catalán, y afectaba indirectamente, aunque con plena fuerza, a los restantes grupos. Para los poderosos partidos y sindicatos obreristas, la idea de España era reaccionaria o sin importancia, disuelta en todo caso en su internacionalismo “proletario”; para el PCE, en concreto, se supeditaba absolutamente a los intereses del estalinismo. Todos ellos, incluido Azaña, tenían de la historia de España la visión forjada por la Leyenda Negra, asimilada sin crítica y hasta con regodeo (tendencia que revive hoy con fuerza). No es que Azaña se proclamase explícitamente antiespañol o indiferente a España, ni mucho menos. Pero, como otros, aspiraba a una España “nueva”, cortadas sus raíces de un pasado que creían repugnante, para ponerla a la altura unos ideales esquemáticos y simples.

    Cuando se combinaron estas tendencias con la destrucción de la legalidad, los sectores, muy vastos, que se sentían patrióticos y cristianos se vieron en la disyuntiva de dejarse destruir “pacíficamente” o rebelarse. Se rebelaron bajo la invocación “por Dios y por España”, es decir, por la cultura cristiana y por la nación. Y contra la o las revoluciones anticristianas y antiespañolas de la izquierda y los separatismos, cuyo abocamiento solo podía ser totalitario.

    Este fue, a mi juicio, el carácter de la guerra. Y hoy, por supuesto, no puedo menos de identificarme, como Marañón y tantos otros liberales, con quienes salvaron esos principios y valores fundamentales, sin los cuales la democracia liberal se queda en poco más que palabras y buenas intenciones en el vacío.

    Si se pregunta al ciudadano corriente, sobre todo si es joven, sobre la transición, responda que esta fue obra del antifranquismo. Cosa lógica, pues ¿cómo podría salir la democracia de un régimen presentado por casi todos –también por gran parte de la derecha—como una dictadura siniestra y criminal, asimilada al fascismo o al nazismo? Naturalmente, esa pintura choca con el dato evidente de que los organizadores de la transición fueron un rey designado por el dictador (“asesino” o “genocida”, insisten muchos) y numerosos políticos que habían hecho su carrera política en aquel régimen nefando. ¿Cómo conciliar una cosa con la otra? ¿Cabría pensar, por ejemplo, que los franquistas estaban muy asustados por la gran fuerza de sus enemigos, y que por ello decidieron a adelantarse antes de ser arrasados por la presión de un pueblo indignado y sediento de libertad? Pero ¿cómo iba el pueblo a aceptar semejante farsa? ¿Quizá por evitar violencias el pueblo y los antifranquistas se habrían mostrado generosos con aquellos sinvergüenzas, ya que, al menos a última hora, se declaraban demócratas? Así podría entenderse, posiblemente, el proceso.

    Sin embargo sabemos muy bien –aun si lo ignora la gran mayoría “informada” por la televisión y otros medios—que los antifranquistas tenían poca fuerza; que se opusieron con uñas y dientes a aquella transición, intentando incluso una huelga general; y que fracasaron. Sabemos que el pueblo, supuestamente indignado con la farsa, votó muy masivamente la transición propugnada por jefes del Movimiento franquista. Es decir, el pueblo, por gran mayoría, hizo caso omiso de los llamamientos a una rupruta que enlazaría la democracia con el Frente Popular, y en cambio respaldó la llamada reforma de los franquistas, la evolución “de la ley a la ley”, que reconocía implícitamente la legitimidad de aquella dictadura supuestamente espantosa.

    Y sabemos — aunque la gran mayoría prefiera ignorarlo–, que el Frente Popular, compuesto por comunistas, socialistas revolucionarios, anarquistas, separatistas y golpistas varios—era precisamente lo más antidemocrático que había entonces en España. O sea, si la oposición a Franco quería una ruptura basada en la reivindicación del Frente Popular y una república convulsa, era porque dicha oposición tampoco tenía nada de democrática. Es preciso volver una y otra vez a la evidencia para entender algo en medio del galimatías en que se ha convertido la política y el análisis político en España.

    Y, en fin, ¿quiénes eran los antifranquistas? La única oposición real a Franco desde 1939 a 1945 fue la comunista. El hecho de que el PCE empleara a menudo –vieja tradición en él– la invocación a “las libertades” y la “democracia” como cobertura táctica de sus aspiraciones totalitarias, no debiera engañar a nadie; pero ha engañado a bastantes que pasaban por inteligentes. Aparte del PCE, que solo renunció al terrorismo cuando este fue vencido, salieron a última hora grupos terroristas como la ETA, el FRAP o el GRAPO. Otra evidencia: la oposición al franquismo fue esencialmente totalitaria y a menudo brutal, asesina. En las cárceles del régimen no había demócratas, solo unos centenares de comunistas y terroristas, básicamente.

    La intención básica de la Ley de Memoria Histórica consiste en la deslegitimación del franquismo, en torno a la cual se ha forjado un extraño consenso. Extraño por su amplitud, ya que incluso gran parte de la derecha considera ilegítimo a aquel régimen. Y más extraño aún por su falta de fundamento, una vez examinada la historia Suele hablarse de legitimidad de origen y legitimidad de ejercicio. Atendiendo al origen, solo podría ilegitimarse al franquismo si se hubiera alzado contra un gobierno legal y de convivencia en libertad. Pero el Frente Popular fue lo opuesto, y las pretensiones en contra chocan con los hechos, la lógica y el sentido común. Franco no luchó contra una democracia, sino contra un violento y tiránico proceso revolucionario que había devastado la legalidad republicana. Ello no tiene vuelta de hoja a tenor de los datos conocidos, por mucho que diversos ideólogos insistan con terquedad asombrosa en lo contrario. Rebelarse contra una amenaza radical como la que entonces pendía sobre la sociedad española, estaba justificado, como tantas rebeliones semejantes ocurridas en muchos países, y que a menudo son la base misma de su existencia.

    Así pues, Franco no derrotó a un régimen de convivencia en libertad, sino a una revolución en marcha. Algo que ninguna fuerza de carácter liberal o demócrata estaba en condiciones de hacer. En esta difícil hazaña radica, precisamente la legitimidad de origen del franquismo. Recordemos las palabras del socialista Besteiro y del liberal Marañón justificando a los nacionales por haber salvado al país de un inmenso peligro.

    Aducen muchos en contra que los nacionales recibieron apoyo de Mussolini y, sobre todo, de Hitler, un dictador totalitario; y sobre esa realidad han pretendido identificar a Franco con ellos. Claro que el Frente Popular gozó del respaldo de Stalin, y este doble hecho ya indica hasta qué punto estaba fuera de cuestión la democracia en aquella pugna. Ahora bien, hay diferencias fundamentales entre la acción soviética y la de los países fascistas en España. Así, Mussolini había sido muy poco sanguinario y Hitler no había cometido aún los crímenes de la Guerra Mundial, mientras que Stalin acumulaba ya una verdadera montaña de cadáveres. Esta es una diferencia moral decisiva.

    Además, ni Hitler ni Mussolini redujeron la independencia política de Franco, que no vaciló en anunciar, en 1938, su decisión de permanecer neutral en caso de guerra entre los países fascistas y las democracias. El poder de Stalin sobre el Frente Popular fue incomparablemente superior, decisivo, por tres vías esenciales: las reservas financieras enviadas (fraudulentamente) a Moscú y que este pasó a controlar; el PCE, agente declarado (y orgulloso de serlo) de la Unión Soviética, que se convirtió en el partido más fuerte del Frente Popular, sobre todo en el ejército y la policía; y los asesores políticos y militares, cuya influencia superó de modo incomparable a la ejercida por alemanes e italianos en el bando nacional. Diferencia política indiscutiblemente crucial.

    La diferencia resalta nuevamente en el empecinamiento del Frente Popular por alargar una guerra que tenía perdida desde octubre de 1937, con la esperanza de enlazarla con la guerra europea en ciernes. Como es sabido, Franco frustró este plan de sus adversarios, venciéndolos cinco meses antes del comienzo de la contienda en Europa. Y luego, si fuera cierta la identificación entre Franco y Hitler, el primero habría entrado sin duda en la guerra mundial al lado de Alemania e Italia. Pero no lo hizo. Por el contrario, mantuvo un equilibrio sumamente difícil entre ellas y los Aliados anglosajones. Ese equilibrio produjo inmensos beneficios para España, al librarla de una catástrofe mucho mayor que la guerra civil recién superada, y también proporcionó ventajas estratégicas de primer orden para los Aliados, cuya posición durante varios años habría estado muy comprometida si España se hubiera sumado a Alemania.

    Dado el inmenso valor de la neutralidad española, muchos comentaristas han negado el mérito de ella a Franco, hasta atribuírselo ¡al propio Hitler! Pero las cartas cruzadas entre ambos en 1941, que he reproducido en Años de hierro, demuestran una vez más y de modo concluyente, que fue Franco quien evitó a su país unos sacrificios arrasadores. Sobre esto no puede caber hoy la menor duda.

    Tenemos, por tanto, tres evidencias en el origen del franquismo: venció un proceso revolucionario de orientación totalitaria; logró terminar la lucha antes de la II Guerra Mundial; y libró a España de esta, la más sangrienta de la historia. Esta triple hazaña proporciona al franquismo una evidentísima legitimidad de origen, quizá la mayor de cualquier régimen español en los últimos dos siglos.

    Me gusta

  9. Si la Constitución permitía vaciar al Estado Nacional por debajo a través del traspaso de todo tipo de competencias hacia las autonomías, también permitía la entrega por arriba de nuestra soberanía a todo tipo de instituciones internacional-globalistas. Desde entonces, todo tipo de competencias en materia económica, monetaria, cultural o militar, han sido traspasadas a la UE, OMC, OTAN, UNESCO, etc. Las cesiones del PSOE (o mejor dicho, los favores que había que devolver) a Francia y Alemania para que España entrara en la UE fueron enormes: las continuas privatizaciones de empresas publicas rentables,destrucción de nuestra agricultura, pesca e industria una industria prospera y competitiva, destrucción de nuestra energía nuclear, destrucción de nuestro ejército, destrucción de nuestro sistema educativo…la gradual destrucción de nuestra economía productiva hizo que fuera sustituida por la economía especulativa basada en la construcción, cuya consecuencia final fue la burbuja inmobiliaria que nos ha traído a la actual crisis
    Entregamos la capacidad del Estado para imprimir su propia moneda al BCE (una sucursal de Goldman Sachs) pero a la banca privada se le permitió seguir con el privilegio de seguir creando dinero de la nada. Al mismo tiempo, instituciones antiguas que siempre habían funcionado sin problemas financiando a agricultores y pequeños empresarios, como las Cajas de Ahorros, fueron liberadas en 1985 del control por parte del Banco de España y entregadas a los caciques autonómicos, junto a las competencias en materia de vivienda. El resultado está a la vista: esos caciques apartaron a las Cajas de su función social y las metieron de lleno en la burbuja especulativo-inmobiliaria y financiando disparatados macro-proyectos innecesarios. Como consecuencia, las Cajas fueron arruinadas por políticos sin escrúpulos y corruptos. Ahora, las sanean con dinero de todos para ser luego entregadas a la banca privada.
    Nuestra destrucción económica fue paralela a nuestra destrucción cultural y demográfica. Una gigantesca operación de guerra psicológica fue lanzada contra la población española, especialmente contra la juventud. Debido al baby-boom promovido por el Régimen Nacional, oleadas de niños y de jóvenes llenaban las calles, los colegios y los institutos de toda España (todos 100% españoles, sin inmigrantes) Aquella masa juvenil, si hubiera tenido las ideas sociales y nacionales adecuadas, hubiera supuesto un grave problema. Había que evitarlo. Para eso, todo tipo de absurdas modas ideológicas, estéticas, tribus urbanas y musicales empezaron a llegar a España desde los medios de comunicación “progresistas”. La droga empieza a aparecer en masa en los grandes núcleos de población. El marxismo cultural de la Escuela de Franckfurt, que ya había conquistado a los Estados Unidos y a Europa Occidental durante los años 60 (España resistió entonces) entró en tromba en nuestro país a partir de la Transición. El auto-odio en los medios de comunicación y en el sistema educativo, el feminismo radical, el aborto y el sexo libre, todo tipo de ideologías anti-familia y anti-maternidad, la llamada “movida” de los años 80…se van extendiendo como una plaga por toda España.
    Las consecuencias las vemos hoy: una parte enorme de la población odiando su propio país, su propia historia, su propia religión, una parte muy importante de la población (en especial jóvenes) dominados por todo tipo de anti-valores. Lademografía bajo mínimos, la natalidad ´no asegura el reemplazo generacional, lo que nos empuja a la extinción física como pueblo. Esta es la última causa de la inmigración masiva que sufrimos, la sustitución poblacional, fomentada por los mismos cerebros que nos declararon la guerra psicológica hace 35 años. Ahora esta guerra se hace fomentando el multiculturalismo, la tolerancia, el anti-racismo y la diversidad para que la población acepte su propia destrucción sin protestar. Y si todavía queda algún ciudadano que no traga con el engaño, entonces ya se va a por él por las malas. Se le difama a través de los medios de comunicación.
    Y así hemos llegado a la situación actual. La operación que se inició hace más de cuarenta años en los centros de poder mundial ha resultado un éxito. USA, Alemania y Francia siguen compartiendo su control sobre España.

    La economía española está destruida, no tenemos ninguna soberanía militar ni monetaria. Para poder estornudar tenemos que pedir permiso a la OTAN, a USA o al BCE. Para financiar cualquier gasto hemos de pedir prestado al extranjero, dinero que hay que devolver con intereses (o regalando recursos y patrimonio nacionales). Los impuestos y la deuda externa (casi inexistentes hace 35 años) ahora están por las nubes. El país envejecido y sufriendo una invasión extranjera sin precedentes en la historia, mientras que parte de la juventud tiene que emigrar al extranjero para sobrevivir. El separatismo más agresivo que nunca. Los derechos laborales en fase de desaparición. España está al borde del hundimiento político, económico y demográfico. Sólo hace falta una chispa para que se hunda del todo: una declaración de secesión, que la banca extranjera anuncie que deja de prestarnos dinero, que el BCE suba los tipos de interés…
    Nuestra situación es más precaria que nunca. El engaño ha sido tan escandaloso que ha llegado un punto en el que una parte cada vez mayor de la población española se ha dado cuenta de lo que hay realmente detrás del bipartidismo y ha empezado a darle la espalda ¿pero cuál ha sido la reacción del Sistema? lanzar una nueva formación política que canalice todo el descontento para evitar que se le vaya de las manos. Disidencia controlada. Cambiar algo para que todo siga igual. Eso es Podemos. Es posible que Pablo Iglesias y Albert Rivera sean el nuevo bipartidismo si, como todo indica, el actual formado por el PPSOE se viene abajo. Nada pasa en España sin el visto bueno de Washington y de los grupos de poder que existen a su alrededor: el asesinato de Carrero, la Transición, la Constitución, el 23-F, el aceite de la colza, nuestra entrada en la OTAN, en la UE y en el euro, la invasión migratoria, destapar justo ahora todos los casos de corrupción que se habían ocultado durante décadas, la abdicación de Juan Carlos, Podemos… El objetivo es el siempre: liquidarnos como Estado Nacional soberano y disolvernos en el Nuevo Orden Mundial.
    De manera sorprendente, parte de la izquierda reniega de la Transición porque “los franquistas siguieron mandando”, cuando en realidad lo que ha hecho el Régimen-78 es desmontar piedra a piedra al Régimen Nacional
    Sólo hay una solución. Debemos recuperar el país que nos robaron hace más de 35 años. Y para eso, debemos dar marcha atrás. Llevar a cabo un cambio radical. Eliminar todas las políticas que han desmantelado nuestra economía y nuestra soberanía nacional para entregarnos a intereses extranjeros. Para empezar, es imprescindible recuperar la soberanía monetaria. No existe proyecto nacional alguno si para financiarlo tienes que endeudarte pidiendo prestado al extranjero. Esta herramienta fundamental será usada para financiar nuestra economía productiva sin deuda y con bajos impuestos. Al mismo tiempo, a la banca privada le será retirado el privilegio de crear dinero de la nada a través de la reserva fraccionaria.
    Abandonaremos la economía financiera -especulativa que nos ha llevado al desastre actual y recuperaremos la economía real: agricultura, ganadería, pesca, industria, tecnología y, también, el turismo, serán las nuevas bases de nuestra economía. Recuperaremos las escuelas de capataces agrícolas y las universidades laborales para formar obreros y técnicos cualificados. Esta será la base de nuestra economía: la formación y la productividad. Las leyes laborales anti-sociales que creen de manera equivocada que lo único que influye en la marcha de la economía es la legislación laboral serán derogadas. Los súper-ricos pagarán los impuestos que les toca, como todo el mundo. Las SICAVs y cualquier instrumento de evasión de impuestos serán prohibidos. Las Facultades inútiles que sólo sirven para adoctrinar a la juventud en el marxismo anti-español serán clausuradas, empezando por la facultad de Ciencias Políticas de la Complutense de Madrid.
    Hay que cerrar el Estado de las Autonomías, ruinoso en lo económico y balcanizante en lo político. No hace ninguna falta. Es imposible relanzar la economía con diecisiete leyes diferentes. Un Estado Nacional concienzado con las características regionales de España es capaz de fomentar y proteger las lenguas y culturas regionales de España. Los territorios mantendrán su auto-gobierno como lo hicieron siempre, con las Diputaciones y los ayuntamientos.
    El Plan de Recuperación Demográfica ha de ser una de las prioridades de nuestro Gobierno Nacional. Un gran proyecto de fomento de la natalidad, a través de medidas económicas, sociales y laborales que hagan compatible trabajo y familia. Por supuesto, se atacará sin cuartel a todas las ideologías anti-familia y anti-maternidad con las que hemos sido bombardeados en este proceso de guerra psicológica al que hemos sido sometidos sen los últimos 35 años.. La recuperación demográfica hará totalmente innecesaria la importación masiva de inmigrantes. Todas aquellas comunidades extranjeras que se consideren imposibles de integrar serán repatriadas a sus países de origen.
    Todavía estamos a tiempo de arreglar los destrozos que ha hecho este anti-social y anti-nacional Régimen-78 durante más de 35 años. Aún estamos a tiempo de recuperar el país que nos robaron,este pais antes llamado España esa España que nos pertenece.

    Me gusta

  10. estoy más que harto de la ignorancia “elegida”, que se ha apoderado de nuestra sociedad española. Al parecer y según casi todo el mundo, en los 39 años de Dictadura, todas las autoridades encabezadas por el mismo Dictador Francisco Franco, se limitaron a asesinar, destruir y no sé cuantas barbaridades más. Nada está más de moda que demonizar al franquismo, hasta el punto de que, como se te ocurra mencionar algo mínimamente “favorable” sobre dicho Régimen, te cae el cielo encima pero ya la gente se esta esterando de las continuas falsificaciones y apropiaciones de nuestra historia

    Me gusta

  11. Una de las más injustas y notables mentiras de la actual democracia degradada española es lo que dice del Franquismo. Otra evidencia: todos los peligros para la democracia en España tienen el sello antifranquista: el terrorismo, la oleada de corrupción comenzada imparablemente con el PSOE,PP la corrosión y práctica eliminación de la separación de poderes, el empuje de los separatismos, la corrupción de los medios de masas… La izquierda y los separatistas no han acabado de democratizarse, ni siquiera de civilizarse, y por ello hemos llegado a la actual situación. El actual sistema político español lo denigra porque se siente su heredero y porque sabe que los peores rasgos del Franquismo pasaron directamente hasta la falsa democracia que se construyó en la Transición.

    La falsa democracia española miente sobre el Franquismo
    Una de las más notables y reiteradas mentiras de la falsa democracia española nacida tras la muerte de Franco ha sido la estigmatización de aquel régimen, al que denigran y devalúan sin reconocerle jamás sus logros y avances. Las mentiras sobre el Franquismo constituyen una de las páginas más injustas y negras de la falsa democracia española, mentiras y engaños alimentados por la propaganda de los partidos políticos, no sólo de izquierdas, sino también de derechas y nacionalistas. Millones de ciudadanos, españoles adoctrinados en la mentira y el sometimiento al poder, sin capacidad para discernir libremente, abducidos y aborregados, creen que el Franquismo solo fue un régimen retrógrado, tiránico, cruel y enemigo del progreso.

    La verdad es que el Franquismo tuvo muchos defectos y carencias, sobre todo en libertades políticas, que no individuales pero, en honor de la Justicia y vistos desde la distancia y la objetividad, muchos de sus logros y avances parecen hoy espectaculares y suscitan envidia.

    Profundamente influido por el catolicismo tradicional, hasta su mismo fin, el Franquismo preservó siempre una sólida coraza moral en el territorio español, que preservó a la sociedad de delitos, corrupciones y crímenes. En bastantes aspectos morales o relacionados con la moral, sus logros fueron notables. En la España de Franco muchas viviendas permanecían abiertas, nunca cerradas con llave, y la gente dormía tranquila y sin miedo. El nivel de delincuencia era uno de los más bajos, si no el más bajo, de toda Europa.

    La población encarcelada era escasa y el nivel de suicidios muy bajo. Había un pequeño problema de alcoholismo, pero siempre leve y controlado. La prostitución existía, pero era más de cien veces inferior a la que ha florecido en la falsa democracia. Las drogas eran prácticamente desconocidas. Las cifras de violaciones, de asesinatos domésticos, de embarazos de adolescentes, eran ciertamente reducidas en proporción con el resto de Europa y con lo que ha llegado a ocurrir después, durante la democracia degradada, en la misma España.

    La sociedad se sentía segura y no había policías privadas, ni existían los enormes negocios actuales de seguridad y protección de las propiedades. La eficacia de la Guardia Civil y de la Policía era espectacular. Con pocos números y agentes y con un coste muy reducido, se lograban milagros.

    Los avances fueron impresionantes en sanidad y educación, dos pilares del ahora llamado Estado del Bienestar. España pasó de ser uno de los países europeos con mayor mortalidad infantil durante la República a estar prácticamente en cabeza, con reducciones anuales sorprendentes. La esperanza de vida se puso al nivel de los países más avanzados, solo por debajo de Suecia, Japón y pocos más.

    El desempleo, grave durante los años de la postguerra y la pobreza, no cesó de disminuir hasta el final del régimen. Gracias a una política inteligente de becas y a una educación basada en las pruebas y el esfuerzo, los avances de los estudiantes españoles fueron igualmente notables y una sociedad plagada de analfabetismo durante los siglos XIX y primera mitad del XX, pasó a producir estudiantes muy valorados en todo el mundo por su preparación profesional y técnica, desde las escuelas de formación profesional a las innovadoras universidades laborales y nuevos centros universitarios, de donde salían obreros industriales, técnicos, ingenieros, arquitectos y médicos altamente valorados en todo el mundo.

    Millones de papanatas españoles formadas en las escuelas creadas por la falsa democracia, de donde salen legiones de jóvenes preparados para ser esclavos sometidos y vagos crónicos adictos a la subvención, repiten como papagallos que el franquismo fue una dictadura cruel y criminal que no permitía libertades ni derechos, sin mostrar capacidad alguna para valorar los avances y logros de aquel sistema. Cruel e implacable fue en la postguerra, cuando los vencedores ejercían su venganza sangrienta sobre los vencidos de la Guerra Civil, pero pronto el sistema se calmó, se abrió, se relajó y avanzó, cada día más, por rutas que conducían a la justicia, al desarrollo de los derechos ciudadanos, al progreso y a la prosperidad.

    Eso sí, los partidos políticos jamás fueron admitidos en el régimen, quizás porque Franco y los suyos los conocían muy bien la Historia del país y aprendieron con claridad que los politicastros y sus partidos, casi todos corruptos, mafiosos y podridos de egoísmo y ansias de poder, habían conducido a España hacia la ruina y el enfrentamiento civil.

    Al morir el general Franco, en la cama, su régimen estaba agotado y la clase política franquista vio claro que tenía que adaptarse a los nuevos tiempos. El mismo Franquismo se hizo el “harakiri” y patrocinó en las Cortes la Transición hacia lo que ellos llamaban democracia, un engaño de envergadura que abrió de par en par las puertas a la España actual, dominada por partidos políticos muy parecidos a los que fracasaron en la II República y condujeron a España hasta la ruina económica y el enfrentamiento civil, Muchos de los alevines del Franquismo se incorporaron al nuevo sistema aparentemente democrático, al igual que hicieron las grandes familias franquistas, que pronto lograron colocar a los suyos en los altos cargos de la democracia, dominando sectores económicos y bien apalancados en el parlamento, los ministerios y las nuevos gobiernos autonómicos, un verdadero coladero para infiltrarse en el poder y practicar con impunidad la corrupción y el abuso.

    Lo demás es ya historia conocida. La “cosecha” y el “balance” de la falsa democracia española son lamentables. Tres décadas después del entierro oficial del Franquismo, España está arruinada, dividida, infectada de corrupción y abuso de poder, cansada de partidos políticos y politicastros y ocupando el liderazgo mundial en casi todo lo deleznable y sucio: prostitución, tráfico y consumo de drogas, violencia callejera, desigualdad, avance de la pobreza, blanqueo de dinero, mafias y bandas organizadas, desprestigio de la política, fracaso escolar, baja calidad de la enseñanza, desconfianza en el poder y un largo y tenebroso etcétera que convierte a la falsa democracia que sucedió al Franquismo en un auténtico y frustrante fracaso.

    Nunca antes habíamos tenido mas información a nuestra disposición. Nos llega a través de los canales de radio y televisión, de los medios escritos, de Internet y hasta en los comentarios y conversaciones. Es tanta y tan variada la información que nadie es capaz de procesarla e identificar que es verdad y que es mentira. El resultado de ese océano informativo es la confusión. Los gobiernos están felices porque han descubierto que mas útil que mentir es confundir y saturar a los ciudadanos con muchas versiones de la realidad, casi todas verosímiles y creíbles, pero casi todas también falsas.

    La otra clave está en que nunca antes habíamos consumido tantos dispositivos. Estamos permanente distraídos, con la atención puesta en demasiadas cosas simultáneamente y eso nos hace vulnerables. Hemos abierto demasiadas puertas y la atención que requiere atenderlas a todas nos va condenando poco a poco a la individualidad, nos va convirtiendo en individuos que se bastan a sí mismos, que pueden prescindir, cada vez con más confort, de la vida en comunidad.

    Hemos olvidado una de las grandes lecciones de la Historia: que el hombre es tanto mas fuerte cuanto mas se une a sus semejantes. El hombre insertado en una comunidad que discurre en común y que tiene objetivos comunes es casi invencible y logra derechos como la libertad y la fortaleza, pero cuando se aísla y está solo se convierte en presa fácil para los poderosos, que siempre están a la caza de esclavos.

    Los teléfonos y las tabletas aportan ventajas como el acceso a la información y cierta manera de relacionarnos, pero también han conseguido atomizar a la sociedad y por eso estamos cada día más solos y somos hoy más dóciles y más cobardes.

    Esa soledad, unida a la confusión que provocan el bombardeo mediático y el ocultamiento sistemático de la verdad nos expone permanentemente al discurso oficial de este milenio, que es el de la preocupación de los Estados por la salud y bienestar de sus ciudadanos, una rotunda falsedad que se convierte en verdad porque es repetida cientos de miles de veces.
    Quien piense que la atomización de la sociedad, el miedo y el aislamiento son fenómenos culturales y sociales espontáneos se equivoca porque responden a un diseño de sociedad estimulado desde el poder para fabricar cobardes y esclavos sometidos. El viejo “Divide y vencerás” ha sido sustituido por el “Atomiza y reinarás” sobre una multitud de individuos solitarios, dóciles y acobardados

    Me gusta

  12. Por que han tenido tanto exito su propaganda, Ante todo porque corroboran otro mito más fundamental, generador de todos los demás: que la guerra civil consistió en la lucha entre la democracia y el fascismo, entre el progreso y la reacción, entre la libertad y el oscurantismo. De ahí que los crímenes del Frente Popular tiendan a disculparse o minimizarse como simples excesos ocasionales, mientras que al bando contrario pueden achacársele sin remordimiento todos los crímenes, reales o inventados. Ello tiene como efecto actual la justificación de las tropelías contra la democracia surgida de la transición –es decir, del franquismo–. Y sin embargo es ese mito generador el más endeble de todos.

    El bando supuestamente demócrata se componía de comunistas, anarquistas, socialistas, republicanos de izquierda, nacionalistas catalanes y separatistas vascos. ¿Podemos creerlos defensores de la libertad, etcétera? Pocos sostendrán hoy en serio que el anarquismo o el stalinismo fueran demócratas, pero mucha gente tiene la errónea impresión de que los socialistas y los republicanos de izquierda sí lo eran. En cuanto a los republicanos, advirtamos de entrada que apenas tuvieron peso en el Frente Popular de la guerra: eran partidos pequeños, mal organizados, intrigantes y mal avenidos entre sí, y, como indicó su líder principal, Azaña, la mayoría de sus jefes salió del país en cuanto empezaron los tiros. Por todo ello, no podían dar carácter al Frente Popular. Pero además nunca fueron demócratas ni admitían alternancia en el poder. Una clave de la guerra civil fue que esos republicanos rechazaron la victoria electoral de la derecha moderada en 1933, respondieron a ella con intentos golpistas y terminaron aliados con las izquierdas más extremistas y violentas, y supeditados a ellas.

    Me gusta

  13. desde 1975 vamos en la misma dirección hacia el colapso demografico,economico y social,Es cierto que en la actualidad acudimos como un rebaño de ovejas a la llamada de las urnas cada cuatro años en sus diferentes vertientes, pero ¿cuál es el precio que pagamos por todo ello?

    ¿En qué ha mejorado nuestra nación?
    La llamada “democracia” es una palabra vacia que ha sido envuelta en papel de regalo para que izquierdistas progres y derechista liberales,se aprovechen de nuestra patria,con este fraude de regimen politico actual,España va hacia el colapso y vosotros lo llegareis a ver y luego no llorareis como mujeres lo que no supisteis defender como hombres.

    Desde 1975 venimos padeciendo una sin razón, un no saber o no querer hacer las cosas, y sobre todo asistimos impertérritos a una obra de desmontaje del sistema franquista descabellada y sin ningún sentido.

    Las empresas públicas han desaparecido para dar paso a la iniciativa privada, parte de su desaparición se logró mediante prejubilaciones que han resultado ruinosas para las arcas del Estado.

    Tenemos “democracia”, pero ¿cuántos parados estamos soportando?

    Los principios sustentadores de nuestra nación se pisotean continuamente sin el menor decoro, no existen los valores, la disciplina ni la moral, todo ello brilla por su ausencia, haciéndose aún más notable con el paso continuado del tiempo. Un principio notabilísimo de cualquier nación es el respeto,Antaño, un hombre un trabajo, ahora lo han substituido por la frase “un hombre, un voto”. Nos encaminamos a los 6 millones de parados, casi dos millones de personas no tienen ya ningún tipo de prestación social, la situación es ruinosa sin atisbo de futuro. Esta es la realidad laboral del sistema “democrático”, mientras la del sistema franquista fue muy distinta, consumo por doquier gracias a una productividad intensísima, trabajo en todos los sectores económicos, y cifras prácticamente nulas de paro, debido sobre todo a que en aquellos momentos existía una magistratura del trabajo que impedía salvo caso de suma gravedad el despido del trabajador.

    A los autodenominados “demócratas” se les llena “la boca agua” con la grandeza del estado de las autonomías, es su gran obra, realizada tanto por las derechas como por las izquierdas.

    Dicho estado es sin lugar a dudas el causante de muchos de nuestros problemas actuales, con unos ingentes gastos totalmente injustificados, multiplicidad de cargos y ruptura total de la idea nacional. Los españoles lo han elegido así y refrendado por medio de una constitución altamente nociva.
    Nos hayamos en un momento dónde las clases sociales cada día se encuentran más separadas y distanciadas, como en tiempos del feudalismo cada día existen más ricos y cada vez más pobres, esto es la “democracia liberal”. No hace tanto tiempo en esta nación existían los mismos condicionantes sociales que ahora, ante ello vuelve a emerger la figura de Francisco Franco para crear una nueva clase social, el mejor legado que pudo dejar “el caudillo” para España, la clase media. Una clase trabajadora, luchadora, pero ante todo, un segmento social digno del país al que representa, un estrato social con derechos, pero a la vez con deberes.

    Esta clase media está siendo humillada y pisoteada por todas las tendencias políticas de la actualidad

    como dijo el caudillo “Nosotros somos a los que menos nos puedes sorprender, pues jamás se nos habló de otra cosa que de sacrificios e incomodidades, de austeridad y largas vigilias, de servicios y de centinelas. Pero en este servicio, a vosotros os corresponde alguna vez el descanso Españoles , y a mí no; yo soy el centinela que nunca es relevado, el que recibe los telegramas ingratos y dicta las soluciones; el que vigila mientras los demás duermen”.
    «El dogma de la sociedad antifranquista fue impuesto por la narrativa hegemónica de izquierdas y aceptado por una derecha cobarde»

    «ESPAÑA es el único país del mundo que tiene que lidiar simultáneamente con crisis bancaria, económica y social por desempleo,de deuda soberana, política,separatista». El deterioro general de España la principal crisis que arrastramos y que es clave de todas las demás. Nuestra crisis fundamental es una crisis moral y de valores. No sabemos desde cuándo exactamente. Nadie puede poner fecha al momento en el que se convirtió en hegemónica en este país la idea de que todo es y vale lo mismo, de que nada merece un esfuerzo, que nada debe ser sagrado y todo puede ser despreciable. Probablemente sucedió cuando la mayoría aceptó gustosa que se difamase y se ridiculizase a todo aquel que pretendía defender una verdad, quizás una verdad que resultaba incómoda para esa mayoría. Entre las verdades más incómodas para la mayoría está esa, tan incuestionable y terca como poco recordada, de que Franco murió en la cama. Y de que en las encuestas después de su muerte una inmensa mayoría de la sociedad española mostraba una profunda gratitud al difunto. En esta verdad cabe también que la oposición real al franquismo fue muy minoritaria. Que más allá de movimientos elitistas liberales y democristianos, la única oposición real no era democrática sino comunista y terrorista. Y que si en los años cuarenta este hecho se debía a una cierta represión , a partir de los cincuenta no fue así. Pero creo que, pese a todos los logros de la transición -el primero que los cambios fueran relativamente pacíficos-, la democracia llegó a caballo de esa gran mentira que la izquierda convirtió en dogma que era el mito de la sociedad antifranquista.
    El dogma de la sociedad antifranquista fue impuesto por la narrativa hegemónica de izquierdas y aceptado por una derecha cobarde, culpable y acomplejada bajo las sombras del franquismo. Y así, este pacto mentiroso otorgó toda la legitimidad histórica y la supremacía del discurso a una izquierda que, salvo el PCE. surguio de la nada, el oportunismo y mucho de la impostura. Por supuesto, esta mentira era doblemente grotesca en Cataluña o el País Vasco por el mito de la resistencia nacionalista, tan falso como el izquierdista, salvo en el terror de ETA. A partir de ahí, la verdad dejó de tener valor de referencia. Es más, la verdad era un inconveniente proscrito. Y quien la enarbolara era aplastado por el inmenso rodillo de la nueva historia oficial y la nueva clase política, principal beneficiario de la mentira consensuada. Mentiras y medias verdades se sumaron hasta crear una realidad que sólo el máximo relativismo es capaz de digerir, de aceptar sin conflicto. Y sobre ese relativismo absoluto, implacable y brutal, que niega la existencia de verdades, han crecido para sumarse a las lacras tradicionales de la ignorancia, lucha de clases ,la mezquindad y la envidia, todos estos monstruos que ahora nos acosan, desde la corrupción, la pobreza economica,social,espiritual, el delirio tribal, la soberbia desbocada y la impostura

    Me gusta

  14. ¿QUÉ ES MEJOR UNA DICTADURA CON FUERTES LIBERTADES SOCIALES Y ALGUNAS LIBERTADES POLÍTICAS O UNA DEMOCRACIA CON POCAS LIBERTADES SOCIALES Y MUCHAS LIBERTADES POLÍTICAS?.
    La democracia española actual podríamos calificarla de pseudo democracia, porque no hay división real de poderes, que es la esencia de la democracia.
    ¿Cuáles derechos son más importantes los sociales o los políticos? Sin duda los sociales, porque: las necesidades de las personas están jerarquizadas en orden de importancia, de modo que mientras las personas no satisfacen las más básicas, les es imposible saciar las más elevadas. Así las necesidades más básicas son las físicas, entre las que están satisfacer el hambre de la familia y poder dormir bajo techado; después cuándo estas están cubiertas aparecen las necesidades sociales entre las que podríamos incluir las políticas.

    Resumiendo lo anterior, una dictadura como la de Franco que satisfacía a plena conciencia las necesidades básicas físicas de toda la población y muy relativamente las necesidades políticas está más legitimada que una pseudo democracia como la española, profundamente corrupta que ha dejado sin satisfacer sus necesidades físicas a un 15 % de españoles que es la media de paro que tenemos en España desde 1.976 hasta la actualidad;ahora muchisimo mas y a peor se ira y que es dudoso también que satisfaga las necesidades políticas porque, entre otras, los representantes electos no responden directamente ante los electores, si no ante las cúpulas partitocráticas.

    Si no es lo mismo una dictadura nacional católica como la de Franco que una dictadura fascista, tampoco es igual una democracia seria como la useña (Por USA), la inglesa, la francesa o la alemana, que se preocupan de satisfacer y mejorar la calidad de vida de todos sus ciudadanos; con esta partitocracia donde las taifas racistas separatistas tienen más fuerza decisoria en el congreso de los diputados que millones y millones de ciudadanos infrarrepresentados por el nefasto sistema electoral basado en la ley d’hont;
    Confundir las verdaderas democracias con las demagogias como decía Aristóteles no es más que un pecado de democratismo como digo yo.
    Para comparar adecuadamente los logros del régimen de Franco con el actual, hay que tener en cuenta que España salió desbastada, económicamente hablando, de la guerra civil y que sufrió un bloqueo económico de las potencias vencedoras de la segunda guerra mundial que dura, de iure hasta 1.950, y de facto hasta casi 1.953. Pues bien desde 1.953 a 1.975 (Que es un tiempo prudente para comparar, puesto que anteriormente España se tiene que recuperar de la guerra y el bloqueo) España se convierte en un país moderno, con una poderosísima industria que llegó a significar el 32 % del PIB y fabricaba acero, barcos, coches, camiones, aluminio, armamento, etc. (Que estos pseudo demócratas actuales se han pulido casi en dos tercios y parte importante del tercio restante está en manos extranjeras) con crecimientos “asiáticos” de hasta el 9 % entre 1.959 y 1.963, y también muy altos en los años siguientes que sólo consiguió superar Japón, convirtiéndose de hecho en la novena potencia económica, con un grado de convergencia con los seis países más ricos de la Europa de entonces, que sólo se ha llegado a conseguir en la actualidad sólo que con relación a una Europa a 27 mucho más pobre, o sea que el grado de convergencia en realidad es mucho menor. Esta industria suponía el 32 % del PIB, ahora solo representa el 10 %. Y consiguió todo eso porque Franco era un hombre austero con una administración austera de solo 650.000 funcionarios, que ofrecía igualmente o mejor los servicios básicos que son los que conforman el estado del bienestar. Fuel él (Y no los socialistas que se lo adjudican) el que instauro el estado del bienestar poniendo en marcha la sanidad pública, el sistema de pensiones y la educación pública con sus buenas becas para los pobres que no tenían dinero para pagar los estudios a sus hijos.

    Con Franco una familia con uno solo de sus miembros trabajando, se pagaba un piso en cinco años, y por ello todo el mundo aspiraba a tener su piso propio, y los pisos de alquiler prácticamente no existían, ahora se necesitan treinta años para pagar un piso con los dos trabajando, gracias a las leyes inicuas que no permiten construir si no te lo autoriza el ayuntamiento correspondiente y que son caldo de cultivo de corrupciones políticas inmensas y pasto fresco para especuladores de todo tipo. Con Franco se tenía derecho a una pensión con dos años de cotización a la seguridad social, ahora se necesitan 35. Con Franco si te despedían y ganabas el juicio en los tribunales, tú decidías si querías la indemnización o reintegrarte a la empresa que te había despedido. (Los sinvergüenzas de ahora a esa buenas leyes de defensa de los trabajadores le llaman leyes “partenarlistas”).

    Con Franco los ciudadanos no pagábamos el 21 % de IVA. Y tampoco pagábamos la media del 38 % del IRPF. O sea que no pagábamos el 54 % de nuestros impuestos. Y las empresas prosperaban porque solo pagaban un impuesto que era el Impuesto de Tráfico de empresas del 5 %, además de las cotizaciones sociales. En cambio existía el impuesto del lujo para los ricos, aplicado a los artículos de lujo, que era del 33 %. Lo primero que hicieron estos “demócratas” que decían “luchar por el pueblo”, fue suprimir el impuesto del lujo que les afectaba a ellos, y aplicar el IRPF y el IVA a los pobres que nunca lo habían pagado.

    Con Franco no había paro, en contrario los obreros hacían muchas horas extras, (ahora las echan sin que se las paguen y no protestan para que no los despidan) convenientemente pagadas y algunos tenían dos trabajos. Ahora el paro antisocial de cinco millones de personas (Paro real sin maquillar) golpea al pueblo español y se habla ya de dos o tres generaciones perdidas y sin futuro.

    Con Franco ¡hasta los gitanos se socializaron! y en el año 1.975, era imposible encontrarlos. Todos tenían sus trabajos. Y eso lo consiguió porque todo aquel gitano que quería trabajar lo conseguía y al que no quería, le aplicaba la ley de vagos y maleantes, que por cierto la instauró Azaña y no Franco como se dice.

    Con Franco había 15.000 presos en las cárceles, y los índices de delincuencia eran bajísimos, un robo en una ciudad de 17.000 habitantes como Manzanares era comentado por los vecinos durante muchísimos meses porque era un suceso extraordinario que pasaba cada ocho o nueve años. Ahora hay 85.000 presos en las cárceles y otros tantos delincuentes fuera de ellas y los índices de delincuencia son altísimos y los robos y crímenes están a la orden del día.

    Con Franco en sus cuarenta años hubo dos casos sonados de corrupción, el escándalo Matesa y el caso Sofico, el último ajeno a la administración del estado. Ahora los casos de corrupción saltan todos los días en la administración del estado. Ahora mismo hay setecientos y pico casos de corrupción que afectan a los dos grandes partidos PP y PSOE; unos cuatrocientos del PSOE y unos 350 del PP.

    Y no sigo más porque ya he enseñado bastante, pero podría seguir con más comparaciones siempre en beneficio del régimen de Franco.

    Por cierto en la España de Franco tampoco existía la droga, ni el botellón, ni la telebasura, ni ese genocidio de niños no nacidos que deja a Herodes como una hermanita de la caridad. Y no existía el botellón, porque todo el mundo ganaba lo necesario para dar a sus hijos dinero suficiente para ir a las discotecas. Entonces el salario mínimo de los españoles era aproximadamente el 90 % del salario mínimo europeo. Ahora el salario mínimo español es de 600 euros y el salario mínimo de los países europeos es de 1.300 euros. O sea que nuestro salario mínimo es el 45% aproximadamente del europeo.
    ¿Saben ustedes que están emigrando los españoles de nuevo? La emigración de españoles y el paro ocurre porque estos “demócratas” “defensores de los obreros” han dejado pasar 7.000.000 de inmigrantes en los últimos diez años, que se han quedado con el trabajo de los españoles. Este año, sin ir más lejos, con 6.000.000 de parados reales, van a entrar 200.000 nuevos inmigrantes! y hoy mismo hay en la prensa noticias de que se va a facilitar aún más dar los papeles de residencia a los inmigrantes. ¡Jamás hubiera hecho Franco este tipo de política, enemiga de los obreros más débiles, que no cabe más que calificar de criminal enemiga del pueblo español más humilde!
    Y para los idiot.. que creen que estos politicastros lamecul.. de los empresarios hacen este tipo de políticas porque aman mucho a los inmigrantes, decirles que su único “amor” por ellos es para que siempre haya en España un ejército de parados enorme que asegure unos salarios ruinosos y unas condiciones de trabajo cada vez peores y con menos derechos (Los acaban de recortar con la nueva ley de relaciones laborales) que llenen bien el bolsillo de los políticos (Ellos si tienen salarios similares o sólo un poco más bajos que sus homólogos europeos) y de los empresarios. Entérense bien de lo que fue el régimen de Franco, leyendo buenos libros de historia, historia política, social, económica, etc. y no vean panfletos televisivos como cuéntame y películas similares que no cuentan más que propaganda manipuladora.

    Me gusta

  15. el frente popular 36,y la proclamacion de la republica de 31,esos 2 pucherazos tan democratas esos marxistas revolucionarios que os los han vendido como democratas pero NO eran democraticos solo hay que ver sus discursos,y escritos.
    La edición de las verdaderas memorias de Niceto Alcalá Zamora, robadas en 1937 por el Gobierno del Frente Popular de la caja de seguridad de un banco madrileño, en la que su dueño las había guardado, permiten reconstruir las elecciones de 1936. La izquierda se hizo con la mayoría absoluta en las Cortes primero a tiros y palos, y después en la comisión de actas.

    En 1936 en realidad no hubo un solo pucherazo, sino dos, más un golpe de estado parlamentario; y mientras tanto, en las calles las bandas de matones de la izquierda se dedicaban a los actos revolucionarios del saqueo, el incendio y el crimen político. Los pucherazos se produjeron en las parlamentarias de febrero –celebradas en dos vueltas– y en la revisión de los resultados en la comisión de actas de las Cortes, en marzo; el golpe parlamentario fue la destitución inconstitucional de Alcalá Zamora, en abril.

    De las dos elecciones más importantes de los años 30, las municipales de 1931 y las parlamentarias de 1936, no tenemos los datos oficiales, porque los Gobiernos, ambos de centro-izquierda, no los dieron, lo que hace sospechar de su legitimidad. Los resultados se reconstruyeron en las décadas posteriores. En el caso de las elecciones del 12 de abril de 1931 se dan las cifras de 22.000 concejales monárquicos y 5.700 de las listas de la conjunción republicano-socialista, aparte de los correspondientes al PNV, la Liga Regionalista catalana y la Esquerra Republicana de Cataluña. La caída de la Monarquía se debió no a las urnas, sino a la desmoralización del rey y sus cortesanos y a las maniobras golpistas de los socialistas y los republicanos burgueses.

    Las Cortes más democráticas, disueltas antes de plazo

    Las elecciones de 1936 se celebraron después de que el presidente de la República, el exministro de Alfonso XIII (de Fomento y Guerra) Niceto Alcalá Zamora, dictase la disolución de las Cortes elegidas en noviembre de 1933, en las que la CEDA, la coalición de derechas, obtuvo 115 diputados, mientras que el PSOE consiguió sólo 59. Las izquierdas y Manuel Azaña trataron de que Alcalá Zamora impidiese la apertura de esas Cortes, a las que consideraban ilegítimas, pero éste se negó. Sin embargo, sí obstaculizó el funcionamiento de las Cortes, hasta el punto de que el 7 de enero de 1936 recurrió a su facultad constitucional de disolverlas (lo podía hacer dos veces durante su mandato de seis años).

    Las primeras Cortes ordinarias de la República, elegidas en lo que el historiador Stanley Payne considera las elecciones más libres y transparentes registradas en España hasta entonces (las primeras en las que participaron las mujeres, por cierto), duraron sólo dos de los cuatro años previstos.

    La reciente publicación de la primera parte de las memorias inéditas de Alcalá Zamora, recuperadas en 2008 gracias a la intervención de los historiadores César Vidal y Jorge Fernández-Coppel, aporta más datos sobre el pucherazo de la izquierda, sobre todo del PSOE, en las elecciones de febrero.

    Los burgueses quieren favorecer a la izquierda

    Tanto Alcalá Zamora como el presidente de Gobierno que él había nombrado, el masón y sexagenario Manuel Portela (que también había sido ministro de la Monarquía, en 1923, y que en la guerra se ofrecerá a los nacionales y a los rojos como personalidad de prestigio), estaban convencidos de la victoria de la coalición de derechas, el Frente Nacional Contrarrevolucionario; hasta el punto de que el primero aconsejó al segundo echar una mano a las candidaturas de izquierdas. Así lo explica en esta frase (gramaticalmente incorrecta, por cierto):

    Con motivo de ser hoy la proclamación de candidatos, se confirma y acentúa cuán lejos de vocingleras e impacientes ilusiones están las posibilidades de la izquierda, a pesar de que Portela promete, y yo se lo aconsejo reiteradamente, procure no quitarles un acta y aun favorecerles lícitamente en cuanto pueda.

    La misma tarde del día de las votaciones, los militantes de izquierdas salieron armados en cuadrillas y causaron tal terror, que numerosos alcaldes y concejales huyeron y varios gobernadores civiles dimitieron. Los izquierdistas aprovecharon el vacío de poder para manipular la documentación electoral y preñar las urnas. Fue el caso de Cáceres, donde ganó la CEDA, pero la izquierda convirtió en vencedora a la candidatura del Frente Popular, encabezada por José Giral.

    Los primeros resultados que se conocieron fueron los de las ciudades de Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Sevilla, donde el Frente Popular quedó primero; eso, más los tumultos perfectamente preparados (Alcalá Zamora reconoce que el PSOE había elaborado listas negras), amedrentó a las derechas y a las autoridades. El mismo Alcalá Zamora, que se negó a declarar el estado de guerra para no provocar a la izquierda ni justificar “un golpe de estado reaccionario”, su gran miedo, cuenta que su mujer se trasladó al Palacio de Oriente para evitar cualquier ataque.

    El cobarde Portela dimitió y el 19 de febrero Alcalá Zamora encargó la presidencia del Gobierno a Manuel Azaña, sin que siquiera se hubieran comunicado los resultados oficiales de la primera vuelta. Desde el Gobierno, el Frente Popular dirigió la segunda vuelta.

    Los documentos de las memorias robadas

    La Secretaría General de la Presidencia de la República elaboró para el presidente un promedio de los votos obtenidos por las candidaturas el día 16, que es una de las novedades de este libro:

    – Izquierda: 4.358.903.

    – Centro y PNV: 556.010.

    – Derecha: 4.155.126.

    Entre los dos bloques había una diferencia en sufragios de 203.000. A la vista de las violencias ejecutadas por las bandas de pistoleros de las izquierdas cabe preguntarse si el Frente Popular no habría quedado por debajo del Frente Nacional de haber sido completamente libres las elecciones.

    Otra de las novedades son las previsiones del reparto de actas entregado a Alcalá-Zamora en las horas posteriores a las elecciones por el Gobierno de Portela y que muestran una mayoría para las derechas:

    – CEDA: 134, más incluso que los 115 obtenidos en 1933.

    – Ministeriales (el centro montado por Alcalá-Zamora y Portela): 115.

    – PSOE: 55, cuatro menos que en la legislatura anterior.

    – Izquierda Republicana: 56.

    – Renovación Española: 23, en auge.

    – Liga: 20.

    – Comunistas: 2.

    – Falange: 1.

    – PNV: 7.

    Por muy desigual que fuera la ley electoral elaborada por las Cortes de Azaña y el PSOE, la diferencia de votos auténtica no habría dado una distancia tan grande en diputados entre ambos bloques como la que quedó tras la segunda vuelta.

    El 24 de febrero Manuel Becerra, que fue ministro de Justicia en el último Gobierno de Portela, le dijo a Alcalá-Zamora que al menos cincuenta actas cambiaron de la derecha a la izquierda durante el primer pucherazo.

    El escándalo de la comisión de actas

    El segundo tuvo lugar con la Cortes ya abiertas, lo que ocurrió el 17 de marzo: se formó una comisión para la revisión de las actas discutidas presidida por el socialista Indalecio Prieto. De las 456 actas presentadas, sólo 187 no tenían protesta de legitimidad. A los debates de la comisión los precedió una campaña de desprestigio de la prensa de izquierdas. El Socialista de 20 de marzo escribió: “Ni un solo diputado de derechas puede afirmar que alcanzó limpiamente su escaño”.

    En esa comisión el Frente Popular, con el respaldo del PNV, robó un puñado más de escaños a la derecha: la CEDA pasó de 101 diputados a 88 y el PSOE subió de 88 a 99. Así cambiaron de siglas 32 actas, que fueron en su mayoría a la izquierda. Además, se anularon las elecciones en dos provincias donde la derecha había ganado, Cuenca y Granada, y se ordenó que se repitieran en mayo. Ante la violencia de las bandas socialistas y comunistas, las derechas renunciaron a presentarse en Granada, donde los milicianos detenían en las calles a sus adversarios, y el Frente Popular ganó en Cuenca.

    Al final del proceso, el Frente Popular, unido al Frente d’Esquerres catalán, superaba los 280 diputados.

    Una vez construida una mayoría absoluta con fraudes y tiros, la misión de esas Cortes ilegítimas fue la destitución de Alcalá Zamora por un mecanismo inconstitucional. El 8 de abril de 1936, veinte meses antes de cumplir su mandato, el abogado andaluz fue destituido por la misma izquierda a la que tanto había ayudado, al disolver las Cortes con mayoría de derechas (a las que calificó de “Parlamento fernandino”) y ordenar a Portela que procurase favorecer a los candidatos del Frente Popular. Sólo cinco diputados votaron en contra de su remoción.

    Me gusta

  16. Una figura excepcional entra en la Historia. El nombre de Francisco Franco será ya un jalón del acontecer español y un hito al que será imposible dejar de referirse para entender la clave de nuestra vida política contemporánea. Con respeto y gratitud quiero recordar la figura de quien durante tantos años asumió la pesada responsabilidad de conducir la gobernación del Estado. Su recuerdo constituye para mí una exigencia de comportamiento y de lealtad al servicio de la Patria. Es de pueblos grandes y nobles el saber recordar a quienes dedicaron su vida al servicio de un ideal. España nunca podrá olvidar a quien, como soldado y estadista, ha consagrado toda la existencia a su servicio.

    Me gusta

  17. El viento sopla inclemente contra el rostro impertérrito de España. Su efigie milenaria de precisos contornos, quinientos años soportados, ha recibido la lluvia huracanada de la deslealtad y la injuria, la furia aldeana, la resentida quimera del desprecio a la excelencia mantenida en los momentos más dificiles. Conoció botarates, felones, malnacidos y malcriados; invasores y deconstructores. A todos expulsó de su presencia con amor y dolor de madre. Fue defendida hasta la heroicidad por sus mejores hijos y permanece expectante al discurrir de los tiempos, sin dudar de que su existencia marcó la historia universal de unos hombres y mujeres con la cruz de Santiago, la espada de sus hidalgos y el derecho romano.
    Pero no entiende nada de lo que ocurre. No puede comprender que ha pasado en treinta y siete años de su reciente historia. Como los sueños autonómicos se han convertido en pesadilla soberanista. Que ha podido pasar con partes de su fisonomía real, histórica, morfológica y existencial para que se vea aquejada de la gangrena separadora. MAS que un lio o una algarada, quiere que le expliquen la razón de tal disparate que amenaza su existencia. No le vale la argumentación sociológica de que ha sido una combinación astuta de movilización social debida a la crisis económica, deslealtad institucional de nuevos Julianes o dejadez de ciertos Opas de reconocido entreguismo. Tampoco admite la displicente justificación política de que los gobernantes del Estado han hecho dejación de sus funciones, no han defendido la Constitución, mantienen sus peleas partidistas y han degradado la convivencia mediante la corrupción de las costumbres y el buenismo de la propaganda irreal. Quiere saber si no existen españoles capaces de acudir en su defensa, cueste lo que cueste. Si no permanece una “moral superior” capaz de dar la existencia por la esencia; un “patriotismo bueno” que desmonte todas las falacias y mentiras historiográficas y presentes. Un rearme de valor y dignidad colectiva que diga: BASTA, devolviendo al cauce natural de la historia el rio desbordado del oportunismo, la mezquindad y el egoísmo.

    Me gusta

  18. Al existir una pluralidad de causas que han llevado al efecto indeseable del soberanismo independentista, señalemos la inicial falta de libertad política, secuestrada por los partidos y la traición de las élites en la transición que dejaba inerme a la sociedad y sin sustancia a la nación, como la primera. Las nuevas élites sin misión histórica, ni sentido de Estado, sin defender las costumbres, las instituciones, la moral, las tradiciones de la conducta, ni la religión, consagraron en la Constitución un sistema oligárquico desquiciante y ruinoso: Partidos, Sindicatos, Organización burocrática empresarial y 17 Autonomías, se reparten el poder político, económico, financiero, mediático y hasta judicial como reyezuelos medievales. La sociedad civil asiste atónita y sin conciencia, ni capacidad de reacción a la crisis económica endógena, causada por el gasto consuntivo burocrático, la corrupción institucional y el clientelismo político. El imperio de la manipulación ha hecho que todas las instituciones publicas estén desprestigiadas y sin credibilidad. La Nación mas antigua del mundo esta en riesgo de desintegrarse por los intereses y caprichos de las oligarquías locales, ante la indiferencia o complicidad de los gobiernos de la oligarquía estatal. El consenso político entre las oligarquías de los partidos, los sindicatos, las entidades financieras y las mediáticas, están destruyendo el tejido social y equilibrio económico y político, que representaba la clase media española, sin la cual es inviable una democracia real y no formal…

    Me gusta

  19. Es verdad que ya no nos gobiernan los aristócratas; éstos están en la sombra dirigiendo algún que otro “festival”, o llenando la andorga y controlando sus codiciados bienes. Tampoco nos gobierna un general austero e incorruptible, de aquellos con la fuerza moral integra. Pero, resulta que tampoco nos gobiernan los mejores ni los más preparados aunque hayan sido legitimados por las urnas. No son los más honestos ni coherentes los que dirigen los destinos de nuestra nación; son simplemente los que más aparecen en la televisión, los que más aplauden en un mitin o los que más gritan en la calle; son los que por afiliarse a un partido logran alcanzar un lugar en la lista elaborada por ese partido, que más tarde sería presentada ante los medios, y que el votante por un día y contribuyente de por vida pudo meter en un sobre para después introducirla en una urna

    Me gusta

  20. Llevamos ya 40 años soportando la propaganda del Komintern y de sus detritus ideológicos representados por los funcionarios progresistas de la historiografía que tienen tomada la universidad española y dividida en castas. Esta propaganda bastarda por ser falsa también ha infectado a políticos e historiadores liberales y conservadores quienes para no parecer reaccionarios, fascistas y antipáticos han estado practicando una suicida política de apaciguamiento frente a los que se dicen herederos políticos de esa panda de individuos resentidos que constituyen la Antiespaña{4}, esa Antiespaña derrotada en 1936-1939 como Frente Popular y antes ya en 1934 en un alzamiento fallido. La Pax Hispanica de Franco que se extiende desde 1939 a 1975 y da lugar posteriormente al régimen de partidos bajo cuya égida vivimos desde 1978 está a punto de quebrarse por obra y gracia de otro nuevo Frente Popular, de una nueva Antiespaña, heredera de aquélla que fracasó en 1939.

    Me gusta

  21. Ante todo, ¿qué eran las izquierdas y qué pretendían? Creo que no queda del todo precisada su combinación de mesianismos e indigencia intelectual. Todas ellas, sin excepción, creían tener la panacea para transformar la sociedad a su gusto, consideraban que la democracia consistía en que mandasen ellas (cada una de ellas), y despreciaban la idea nacional, como recordaría Azaña amargamente. En otras palabras, eran unas izquierdas utópicas y básicamente anticristianas y antiespañolas. Su anticristianismo, único aspecto en que estaban de acuerdo todos los partidos izquierdistas, suele presentarse como “anticlericalismo” u oposición a la influencia política del clero, pero iba mucho más allá: pretendía extirpar la cultura cristiana de España como medio para implantar su utopía. Empezó con la primera quema de templos, bibliotecas y centros de enseñanza, para alcanzar su paroxismo, realmente genocida, en plena guerra civil: se trataba de erradicar, orwellianamente, la cruz de la vida pública y privada española, lo que pusieron en práctica en medida asombrosa en la zona del Frente Popular. No es que hubiera un plan explícito, al menos yo no lo conozco, pero el genocidio fue efecto lógico de unos utopismos de ínfima calidad intelectual. Casi nunca se insiste, en este dato crucial, del que solo fue un disfraz o un aperitivo el llamado anticlericalismo.

    Tampoco se ha prestado suficiente atención al carácter antiespañol del Frente Popular. La hispanofobia fue clara y sin tapujos en los nacionalismos vasco y catalán, y afectaba indirectamente, aunque con plena fuerza, a los restantes grupos. Para los poderosos partidos y sindicatos obreristas, la idea de España era reaccionaria o sin importancia, disuelta en todo caso en su internacionalismo “proletario”; para el PCE, en concreto, se supeditaba absolutamente a los intereses del estalinismo. Todos ellos, incluido Azaña, tenían de la historia de España la visión forjada por la Leyenda Negra, asimilada sin crítica y hasta con regodeo (tendencia que revive hoy con fuerza). No es que Azaña se proclamase explícitamente antiespañol o indiferente a España, ni mucho menos. Pero, como otros, aspiraba a una España “nueva”, cortadas sus raíces de un pasado que creían repugnante, para ponerla a la altura unos ideales esquemáticos y simples.

    Cuando se combinaron estas tendencias con la destrucción de la legalidad, los sectores, muy vastos, que se sentían patrióticos y cristianos se vieron en la disyuntiva de dejarse destruir “pacíficamente” o rebelarse. Se rebelaron bajo la invocación “por Dios y por España”, es decir, por la cultura cristiana y por la nación. Y contra la o las revoluciones anticristianas y antiespañolas de la izquierda y los separatismos, cuyo abocamiento solo podía ser totalitario.

    Este fue, a mi juicio, el carácter de la guerra. Y hoy, por supuesto, no puedo menos de identificarme, como Marañón y tantos otros liberales, con quienes salvaron esos principios y valores fundamentales, sin los cuales la democracia liberal se queda en poco más que palabras y buenas intenciones en el vacío..

    Me gusta

  22. Franco, el que durante tantos años fue nuestro Caudillo,ya no está entre nosotros, pero nos deja su obra, nos queda su ejemplo, nos lega un mandato histórico de inexcusable cumplimiento.

    La justicia a los logros que levantaron social y políticamente a España, son la base sobre la que se ha construido la democracia. y el agradecimiento hacia el Caudillo provoca en mi una “autoimposiciónética” de defensa de su legado y la obligación moral de compartirlo.

    Suplir la “mentira” por “hechos”

    “Si ignoras lo que pasó antes de que nacieras,siempre serás un niño”. Con esta frase de Cicerón,se explica el problema actual de España.
    Hay que denunciar la alarmante superficialidad y distorsión de la percepción actual de la obra y figura de Franco, alejada de la verdad histórica.Argumentan que la mitologización de una visión parcial de los hechos, algunos de ellos falsos, conduce a una “falsedad oficial”, es decir, una mentira que a base de repetición adquiere apariencia de verdad e influye en los medios, la literatura, la enseñanza,el cine…
    Pocos se atreven a defender a Francisco Franco en sus aciertos y todos buscan, ajenos al análisis de tiempo, lugar y circunstancias en que se desarrolla su mandato, el término dictador como epítelo mas común.
    Pueden contar mentiras, pero no borrarla historia. Para bien o para mal ahí esta, no la puedes cambiar. Pero cierto que es difícil combatir esa “desmemoria histórica”. Por su gran alcance ya que desde la enseñanza escolar “o se ignora esa época o se denigra de manera obstinada”, como “una oprobiosa dictadura que no logró realización positiva alguna”. En esta línea, los libros de texto, en un afán de objetividad, no reflejarían la realidad de lo que fue el franquismo.

    La actitud de los medios de comunicación, que juegan un papel decisivo en la configuración de la visión histórica, sus consecuencias y su interpretación. Existen teorías de la comunicación según las cuales los medios generan un ambiente, un entorno sensorial que determina la percepción que las personas obtienen de la realidad.
    “se han convertido en propaganda interesada de quienes dependen administrativamente, los sostienen y amparan”

    A pesar de los impedimentos, “Aunque la enormidad de la mentira y el Himalaya de falsedades permanezca, ello no anula o empequeñece la verdad, solo la margina temporalmente. El tiempo y la defensa dela verdad, que nos hace libres, deja a cada uno en su sitio”.

    Lamentablemente son ya 40 años de manipulación, aborregamiento y adoctrinación que nos han traído casi que dos nuevas generaciones educadas practicamante sin valores de ninguna clase.
    Esta vez no han cometido el error del 18 de Julio. Esta vez han abonado convenientemente el terreno. Se han tomado su tiempo. Han estupidizado a la juventud a conciencia. Han manipulado la cúpula militar a su antojo para curarse en salud. Han manipulado la historia y la educación. Esta vez la debacle parece inevitable.

    La falsa democracia o el regimen politico actual ,miente sobre el Franquismo
    Una de las más notables y reiteradas mentiras de la falsa democracia española nacida tras la muerte de Franco ha sido la estigmatización de aquel régimen, al que denigran y devalúan sin reconocerle jamás sus logros y avances. Las mentiras sobre el Franquismo constituyen una de las páginas más injustas y negras de la falsa democracia española, mentiras y engaños alimentados por la propaganda de los partidos políticos, no sólo de izquierdas, sino también de derechas y nacionalistas. Millones de ciudadanos, españoles adoctrinados en la mentira y el sometimiento al poder, sin capacidad para discernir libremente, abducidos y aborregados, creen que el Franquismo solo fue un régimen retrógrado, tiránico, cruel y enemigo del progreso.

    La verdad es que el Franquismo tuvo muchos defectos y carencias, sobre todo en libertades políticas, que no individuales pero, en honor de la Justicia y vistos desde la distancia y la objetividad, muchos de sus logros y avances parecen hoy espectaculares y suscitan envidia.

    La mentira básica, por tanto, es flagrante y desvergonzada, Y es igual que quede a menudo de manifiesto, porque sus sostenedores la ocultan rápidamente y continúan difundiéndola impertérritos.

    Y circula porque la mayoría de los medios de masas están a su servicio y los partidos (también el PP) la impulsan activa o pasivamente: todos quieren pasar por antifranquistas, y el antifranquismo se ha convertido en licencia para mentir desaforadamente. Quienes tratamos de clarificar estos asuntos disponemos de muy pocos medios. Se dice que la verdad termina imponiéndose, pero no estoy muy seguro, aparte de que, entre tanto, la falsedad suele hacer estragos.

    Tal empecinamiento en el embuste y la calumnia obliga a preguntarse cuál puede ser su interés. Creo que se trata de un interés político y a menudo personal.

    Aquella campaña propagandística, absolutamente fraudulenta, convirtió la derrota de las izquierdas guerracivilistas y golpistas en victoria política, que engendraría el Frente Popular y los odios que estallaron en 1936. Pues bien, los promotores de las versiones fraudulentas actuales participan de la ideología, los prejuicios y las tendencias del Frente Popular, los mismos que, no por causalidad, les llevan a colaborar con la ETA, a pisotear la Constitución y a fomentar el separatismo.

    Existe también una faceta personal en muchos historiadores y periodistas: ante la casi ausencia de oposición, durante muchos años, al fraude histórico, han hecho una cómoda carrera profesional sumándose a la corriente, y va contra sus intereses más inmediatos reconocer a estas alturas el inmenso error que han difundido. Lamentable, pero comprensible.

    De modo general se dice que los vencedores escriben la historia. En la mayoría de los casos es probablemente así, pero no en el de la guerra civil Española. La mera cantidad de propaganda leninistas muy estudiada y preparada desde la urss de los “republicanos” durante la guerra misma fue mucho mayor, y normalmente han tenido la simpatía de los escritores e intelectuales, a lo menos en su mayoría.
    Existe una historiagrafía “políticamente correcta” de la guerra civil española, y se sustenta en 3 terribles mentiras, las de afirmar que el gobierno del Frente popular era una democracia de corte occidental y la de negar o minimizar el hecho de que la URSS y el PCE convirtieron la llamada zona republicana en una dictadura comunista, prólogo de las que se implantarían en el Este de Europa después de 1945.
    El pucherazo electoral del frente popular en febrero del 36 A esto se ha añadido una glorificación – muy fácil de desmentir documentalmente – de las izquierdas y de los partidos nacionalistas.

    ¿QUÉ ES MEJOR UNA DICTADURA CON FUERTES LIBERTADES SOCIALES Y ALGUNAS LIBERTADES POLÍTICAS O UNA DEMOCRACIA CON POCAS LIBERTADES SOCIALES Y MUCHAS LIBERTADES POLÍTICAS?.
    La democracia española actual podríamos calificarla de pseudo democracia, porque no hay división real de poderes, que es la esencia de la democracia.
    ¿Cuáles derechos son más importantes los sociales o los políticos? Sin duda los sociales, porque: las necesidades de las personas están jerarquizadas en orden de importancia, de modo que mientras las personas no satisfacen las más básicas, les es imposible saciar las más elevadas. Así las necesidades más básicas son las físicas, entre las que están satisfacer el hambre de la familia y poder dormir bajo techado; después cuándo estas están cubiertas aparecen las necesidades sociales entre las que podríamos incluir las políticas.

    Resumiendo lo anterior, una dictadura como la de Franco que satisfacía a plena conciencia las necesidades básicas físicas de toda la población y muy relativamente las necesidades políticas está más legitimada que una pseudo democracia como la española, profundamente corrupta que ha dejado sin satisfacer sus necesidades físicas a un 17 % de españoles que es la media de paro que tenemos en España desde 1.976 hasta la actualidad;ahora muchisimo mas y a peor se ira y que es dudoso también que satisfaga las necesidades políticas porque, entre otras, los representantes electos no responden directamente ante los electores, si no ante las cúpulas partitocráticas.

    Me gusta

  23. El regimen politico actual con sus absurdas legislaciones ,a perdido totalmente el sentido común.
    Esta vez no han cometido el error del 18 de Julio. Esta vez han abonado convenientemente el terreno. Se han tomado su tiempo. Han estupidizado a la juventud a conciencia. Han manipulado la cúpula militar a su antojo para curarse en salud. Han manipulado la historia y la educación. Esta vez la debacle parece inevitable.

    Me gusta

  24. Lo peor es que quienes han querido defender la memoria de Franco han solido hacerlo con tal torpeza que han dado armas a sus enemigos.

    Los jóvenes mienten, diríamos, en nombre de otros. Su motivo principal es la ignorancia: no saben nada, aceptan pasivamente lo que les han dicho y lo repiten como cosa propia. los mayores, los que vivieron y en ese ya lejano periodo, con frecuencia se pliegan a las presiones dominantes, temen ser acusados de complacencia (con el franquismo) si afirman y valoran lo que muchos hicieron.

    la mentira es demasiado frecuente y demasiado inquietante. No me refiero a los errores, que en principio se pueden aceptar, aunque por supuesto se pueden evitar, sino a la falsedad deliberada, buscada, difundida con grandes recursos, lo cual puede producir una intoxicación de la sociedad, una especie de septicemia que puede poner en peligro la salud colectiva. La enorme difusión y la eficacia de los medios de comunicación permite que el cuerpo social quede contaminado por la mentira. Me preocupa la general pasividad con que la mentira se acoge. Algunos, llevados por la fuerza de la propaganda, no la advierten, se podría decir que la aceptan; otros sienten cierto malestar, una impresión de que “no es eso”, pero carecen de toda reacción propia. Esto hace que se produzca una amplísima impunidad de la mentira, que esta no tenga sanción ni remedio.”
    Muchos dirán que, de todas formas, el franquismo es agua pasada y no tiene relevancia actual o la tiene solo como ilustración inocua. Creo que es un enorme error. Si observamos los desvaríos que han llevado a la democracia a la crisis actual, encontramos sus raíces en la consideración falseada del franquismo. Una falsedad interesada que nadie o casi nadie se ocupó de enmendar, fue la identificación de democracia con antifranquismo. Esta falsedad ha tenido las más amplias consecuencia políticas actuales

    Lo ocurrido en la llamada derecha , que prescindió enseguida de la lucha por las ideas y por la aclaración del pasado, temiendo que unas izquierdas y separatismos cada vez más extremos las acusaran de fascistas o algo así. De este modo, la izquierda y los separatistas iban imponiendo una historia falsa, y las “derechas” iban privando a España de su historia.

    Por proclamarse antifranquistas ya se consideraban con derechos especiales, entre ellos el derecho a mentir desaforadamente. Por eso los separatismos han sido impulsados y financiados desde los gobiernos, y favorecidos en la Constitución, a partir de esa visión radicalmente falsa tanto del franquismo como de la democracia. La mentira profesionalizada, ha contaminado y corrompido nuestra democracia mucho más que la corrupción meramente económica, que tanto y tan justificado escándalo despierta. Es una corrupción más decisiva y generadora.

    quienes se arriesgában contra Franco éran pocos,pero después los valientes luchadores antifranquistas se han multiplicado y hoy componen una verdadera multitud. Eso ya indica algo sobre la farsa.

    Ciertamente el valor moral, político e intelectual del
    antifranquismo es ínfimo.

    El franquismo tuvo un éxito realmente extraordinario en la historia de España, y sin embargo pereció por pobreza de elaboración intelectual,por abandono de la Iglesia,por traidores ambiciosos y reyes perjuros,Este contraste entre el éxito práctico y la deficiencia teórica debiera dar lugar a nuevos estudios buscando en aquel régimen lo que hubiera de aprovechable, que a vista pronta se ven muchas para las circunstancias actuales, en lugar de esa manía necia y farsante de pretender derrotarle cuarenta años después, a cualquier precio. Un precio que está resultando demasiado alto para la sociedad española.

    La llamada “democracia” es una palabra vacia que ha sido envuelta en papel de regalo para que izquierdistas progres y derechista liberales se repartan muestra patria,España va camino del colapso economico,demografico y social.

    Le gusta a 1 persona

  25. Nos agradan nuestras mujeres: Inteligentes y limpias física, mental y espiritualmente.
    Queremos mujeres como vosotras; no queremos “mujeros”, con olor a sobaco ni asesinas de sus propios hijos.
    ¡Gracias por traer esta brisa de inteligencia, limpieza y libertad!

    Le gusta a 1 persona

  26. He encontrado éste sitio al visitar el lugar amigo de DN.

    He visto el vídeo, primero, de éste artículo informativo, y me ha demostrado la ignorancia no sólo de propios, sino de extraños que sufren los habitantes en España y los históricos españoles actuales.

    El daño enorme que han consentido, desde las élites de poder, al recoger el testigo de la protección de ESPAÑA constata lo que se vive como la única esperanza, verdadera, contra los verdaderos peligros y amenazas contra Occidente.

    Se suele aludir — por los intelectuales y filósofos ( bien ubicados en sus sillones ¨ en cueros ¨ artesanos, casi siempre ) en España ( incluso desde el extranjero ) eso de… :

    ¨ Hablar es bueno ¨.

    Lamentablemente, es un recurso u herramienta manipulada del lenguaje de las doctrinas de La Masonería que sufrimos todavía. ¿ Cómo voy a hablar o discutir o tal vez intercambiar pareceres si el sujeto a quién intento exponer los argumentos es lego, ignorante o víctima del desconocimiento político en la Historia documentada ? Cómo, cómo es posible aportar algo a éstas gentes que inventan el Mediterráneo constantemente y dicho mar hace siglos y siglos que está descubierto por anteriores culturas e imperios occidentales..

    Cómo podemos luchar contra la sinrazón, contra la ignorancia,…

    Sólo invitándoles a leer, a documentarse, a buscar ayuda sincera, difícil labor de por sí, pues sus personalidades como adultos han mamado La Gran Mentira.

    Y que al final, mis padres tenían razón…

    – Hijo mío, ¡ NO HABLES CON CUALQUIERA !.

    Que razón tenían mis padres, y el tiempo que me ahorrado, además de saliva, malos ratos, y sabe Dios que más.

    Viva España, siempre, insignia de Occidente, durante siglos..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s