¡España sigue viva!

12509599_10204161518877522_2506827221549730586_n

A pesar de los pesares personales y de los silencios mediáticos, unas 200 personas se han concentrado hoy en la Plaza España de Madrid para mostrar su desacuerdo con el plan secesionista de Carles Puigdemont y defender la unidad de nuestra nación… a las 2 de la tarde… ¡más mérito todavía!
La concentración fue organizada espontáneamente a través de whatsapp por la sociedad civil y no ha tenido ningún apoyo institucional ni mediático.
Lo mismo se ha hecho en Barcelona con unas 5.000 personas, por lo visto, y en otras ciudades españolas. ¡Adelante España!

12573940_10153674246447891_929673404693439463_n

12509275_10153674227952891_186367608735222063_n

2 comentarios en “¡España sigue viva!

  1. ¿Si se hubiera producido,la reforma planeada sobre el perfeccionamiento del Régimen del 18 de julio;?.Y no el desmántelamiento de en sistema político que dio a España su tiempo más próspero Y fecundo.

    No venimos a recordar ni a recrearnos en nada. Lo pasado no podrá ser jamás presente ni futuro,Pero todo pasado, no sólo el de nuestro origen.
    Por ello, se equivocan quienes aspiran a saltar sobre lahistoria para volver a situaciones que quedaron abolidas el 18 de julio de 1936 por inútiles, por. estériles y
    destructoras.
    Hemos venido a dar testimonio de inquietud. Y al mismo tiempo, a dar testimonio de esperanza. Desde la autenticidad y proclamar sin rodeos que no vamos a capitular ante nadie ni ante nada. Y queremos proclamar, sobre todo, que nuestra primera aspiración consiste en que no se regatee al pueblo español lo que se le debe en orden a su plenitud social y económica, a su libertad, a su participación en la vida política y sindical. Porque es muy fácil hablar de participaciones formales y escamotear, en un juego malabarista, la participación que de verdad importa: aquella que reduce la distancia que aún separa a las clases y a los hombres de España.

    Señores, no son fáciles los tiempos que vivimos. El engaño, la deserción y el olvido, socavarón la briosa arquitectura de una España que levantamos a pulso desde la nada. Nuestra presencia resulta incómoda por el solo hecho de mantener enhiesta la bandera de la Patria, de ser hombres, de ser leales.
    Pues bien: vamos a seguir siéndolo aunque no guste. Vamos a decir que no a muchas cosas:No a la erosión constante del prestigio histórico dé Francisco Franco, al pacto con los grupos enemigos de España, a la atomización política,al paro maxivo,a la corrupción,y a quienes promueban las desigualdades entre Españoles y entre las tierras de España.

    Tenemos el deber de conectar de nuevo con nuestro pueblo, con su enorme mayoría silenciosa; y tenemos el compromiso de exigir, precisamente para ese pueblo, el respeto, la solidaridad, el progreso y la pazque merece. La imagen de España tienen que volver a ser imagen de pujante vitalidad, aunque ahora se vea afectada circunstancialmente, por la crisis económica que atraviesa, el mundo. España debe acepta el reto del futuro con seguridad y-optimismo. ¿Qué tiene que ver esa realidad con el coro de los detractores? No es, señores la hora de una u otra generación. Es la hora, en cambio, de elegir entre el olvido o el compromiso. Lo fácil es olvidar, y también lo suicida; lo difícil es erguirse sobre el desencanto para volver a servir a las ilusiones que de siempre nos han convocado. Ni un paso atrás. ¿O es que hemosolvidado a nuestros hermanos muertos en está o en aquella trinchera? Ni un paso atrás. ¿O es que, ahora tememos al dolor o al sacrificio? Ni un paso atrás. ¿O es que ahora renunciamos al patrimonio de honor y de servicio que conquistamos a pulso? Ni un paso atrás, pese a quien pese. Aunque la zafiedad y el egoísmo, que se amparan tras muchas posiciones previlegiadas, quieran presentarnos como especuladores de un tiempo político., que ya es historia.

    No somos historia, porque nuestro estilo reside en el pensamiento y en la acción, y por eso estamos aquí. Tampoco miramos hacía atrás porque no nos gusta convertirnos en estatuas. Nuestro ánimo y nuestro corazón acampan resueltamente en el futuro, junto a la dificultad y al riesgo; pero también junto al amor y a la esperanza.

    Si fuéramos especuladores no estaríamos aquí, porque este no es el terreno donde se obtienen beneficios. Este es el terreno de la exigencia y de la incomodidad; este es el terreno del honor y del deber, que aceptamos voluntariamente.

    No ha sido infecundo nuestro esfuerzo; tampoco lo será nuestro propósito de perfeccionar el futuro, de hacerlo mas justo y más solidario. En este proposito seguiremos sin desmayo, elaborando la perfección de cada día, de cada hora.Al servicio de España y solo de España que debe estar por encima de todo. Y a esperar la fecundidad de la cosecha.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s