Nueva persecución a las víctimas del terror rojo

bandera del águila   El odio nunca se sacia. No les basta con haberles quitado la vida, necesitan quitarles hasta su recuerdo de la memoria colectiva, para intentar borrar su ignominia.

1538662_10207058917179493_5849143441289236786_n

Asesinados amontonados en una de las cientos de checas que había en el Madrid de la 2ª República; dominadas por el Frente Popular y apoyadas férrea e incondicionalmente por la Unión Soviética. En las checas no se andaban con rodeos: tiro en la nuca y a la fosa común. Los rojos no hacían prisioneros ni distinguían entre hombres, mujeres y hasta niños!  

Por eso están arrancando las placas en memoria de los caídos por Dios y por España ¡hasta de las iglesias! Aunque incumpla la misma ley que invocan:  

Ley de la Memoria histórica. Artículo 15. Símbolos y monumentos públicos.

1. Las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Entre estas medidas podrá incluirse la retirada de subvenciones o ayudas públicas.

2. Lo previsto en el apartado anterior no será de aplicación cuando las menciones sean de estricto recuerdo privado, sin exaltación de los enfrentados, o cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley.

Este es el caso de la placa-memorial de la iglesia de Cuarte de Huerva, retirada, para más inri, ¡por orden del nuevo arzobispo! Tras la «expulsión» del eximio arzobispo de Zaragoza Mons. Ureña Pastor por una intriga «palaciega», su sustituto no ha perdido ni un momento en volver a la línea de Tarancón, de infausto recuerdo. No en vano fue nombrado hace pocos meses por quien afirmaba no ser de derechas. Igualmente ha sido retirada la placa-memorial de Vinaroz y la de la basílica de la Concepción de la calle Goya de Madrid.  Y más que pretenden quitar, tras la denuncia del falsario abogado de ICADE, Eduardo Ranz (de nuevo los jesuitas 😦 )

Así pues, las víctimas del TERRORismo ROJO, vuelven a ser perseguidas para matar, ahora, su memoria, al igual que lo están siendo las del terrorismo etarra, igualmente marxista. Su crimen: ser personas «como Dios manda», civiles y religiosos… «del bando nacional», les llaman, como si fueran agresores! ¡El colmo de la infamia! 

«¡Ay de aquellos que no temen nunca las iras del Pueblo llano!» Preveo que España entera se va a llenar de pintadas de «Caídos por Dios y por España ¡PRESENTES!» ¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s